14 de enero de 2018
14.01.2018
ÚLTIMA HORA
Puigdemont vuela hacia Copenhague pese a la advertencia de la Fiscalía de que podría ser detenido
Un plan pionero en los valles mineros para evitar la sangría demográfica

Más teletrabajo y reutilizar los edificios, medidas para frenar la caída de población

Un estudio de la Universidad de Oviedo propone implantar iniciativas que ayudaron a paliar el despoblamiento en zonas rurales de Suecia y Finlandia

14.01.2018 | 08:39
Israel Gayoso, con su portátil, en la pasarela de Ujo.

¿Dónde está la solución para la pérdida de población en las Cuencas? Puede estar en los países nórdicos. El Laboratorio de Análisis Económico Regional (RegioLAB) de la Universidad de Oviedo ha elaborado un proyecto para la implantación en los valles mineros de medidas aplicadas en zonas en riesgo de despoblamiento de Suecia, Finlandia y el centro de Europa. Entre otras propuestas, apuestan por impulsar el teletrabajo y la reutilización de edificios sin uso para fines sociales y comunitarios. Los expertos ven más posibilidades de poner en marcha este modelo en las Cuencas que en las alas por dos razones: están mejor conectadas con el centro y tienen un buen acceso a internet. Ideas para una lacra que cada año empeora. Durante 2016, las Cuencas perdieron 2.221 habitantes.

Israel Gayoso, informático y natural de Ujo (Mieres). Ha trabajado en distintas empresas, además de desarrollar proyectos propios como freelance. Es joven, está casado y es papá de una niña de cinco años. Sabe lo que busca en un empleo: "Que me permita conciliar mi labor profesional con mi vida familiar, sobre todo, y que me den libertad para moverme". Aunque vive en Barcelona, pasa largas temporadas en Asturias con su familia. "Trabajar en remoto (teletrabajo) es una buena opción, pero no es la ideal para todos".

Esteban Fernández, profesor de Economía Aplicada en la Universidad de Oviedo y uno de los investigadores de RegioLAB que firma el proyecto, le da la razón: "El principal problema del teletrabajo es que se limita a unos sectores muy determinados y que requieren de una serie de medios específicos". Programación, diseño web, marketing digital... las principales profesiones aptas para el teletrabajo requieren de una buena conexión a internet.

Primer problema resuelto. Israel Gayoso asegura que "la Red Asturcón -un proyecto del Principado para llevar el cable a distintas zonas y que se desarrolló, entre otras, en las comarcas del Nalón y el Caudal- ofrece un servicio inmejorable". "Cuando la pusieron en marcha, yo tenía mejor conexión en Ujo que en la oficina del centro de Madrid en la que trabajaba", añade el informático. No ocurre lo mismo en las zonas más rurales de la comarca, como es el caso de los valles del Huerna y Pajares, el alto Aller o Redes. De hecho, en los pueblos del parque natural de las Ubiñas la conexión resulta cara y muy difícil. Ampliar la red, siempre teniendo en cuenta las posibilidades técnicas, es una de las opciones que valoran los expertos.

Teleasistencia

Todo es posible. En Finlandia, apunta el estudio de RegioLAB, una región de Laponia puso en marcha un innovador proyecto digital para facilitar la vida a los vecinos. El hospital central se conectó virtualmente con quince centros municipales de salud. Los pacientes tienen la posibilidad de contactar, a través de videoconferencias, siempre que necesiten una consulta con un doctor especialista. Esto permite ahorrar desplazamientos. El proyecto se financió con una partida del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder). "Es una de las muchas soluciones implantadas en estos países. Buscan evitar que la pérdida de población y envejecimiento de estos lugares se traduzca en una pérdida de dinamismo social o comercial", apunta el estudio.

Esas soluciones creativas tienen que ser aplicadas al ámbito laboral. De hecho, para algunos son ya la única alternativa si quieren quedarse en las Cuencas. Lo dice Fermín Suárez, un joven de 27 años y vecino de Pola de Lena. Estudió Comunicación Audiovisual en la Universidad de Burgos y decidió volver a casa para trabajar. Literalmente a casa: desde su ordenador produce y monta vídeos para distintas empresas y proyectos publicitarios. Afirma, rotundo, que "es lo único que puedes hacer, buscarte así la vida por tu cuenta, salvo que tengas mucha suerte". "El sector audiovisual tiene muy poco tejido aquí, en Asturias, te deja dos opciones: irte o emprender por tu cuenta y hacer teletrabajo", añade. Aunque dice que lo suyo es "currar solo", a veces echa de menos la rutina de un empleo con oficina.

Hay soluciones. Los espacios coworking (oficinas en las que comparten despachos varios autónomos o trabajadores en remoto) son, a juicio de Israel Gayoso, una buena alternativa. "Es mejor trabajar fuera cuando desarrollas teletrabajo, te permite no perder la necesaria comunicación con otros profesionales", explica. Y añade que algunos compañeros, que no tienen a su familia cerca y trabajan en remoto, "pueden pasarse días sin hablar con otras personas".

Los espacios para el "coworking", apuntan los expertos, podrían habilitarse en edificios actualmente sin uso. "Hay muchos inmuebles sin actividad actualmente", afirma Fernández. Un buen ejemplo es el antiguo hospital de Mieres, el segundo edificio (sólo superado por el viejo HUCA) más grande de la región sin actividad.

Los ejemplos de reutilización de inmuebles en otros países europeos son muchos. Por ejemplo, en Ouchtrup (Renania del Norte, Alemania), una cooperativa formada por la práctica totalidad de los vecinos restauró un antiguo edificio para instalar una tienda de comestibles, una cafetería y apartamentos de alquiler. En Barmen, se restauró un edificio para la puesta en marcha de oficinas y un banco.

Las buenas intenciones de los vecinos, avisan ya los expertos, no son suficiente. También hace falta la implicación de las administraciones: "Son ellas las encargadas de coordinar estos proyectos, el problema es que la puesta en marcha de estos planes lleva parejas políticas que no resultan rentables electoralmente. Son proyectos a aplicar esperando resultados a largo plazo", afirman los expertos.

Y, sin la colaboración de las empresas, los planes tampoco llegarán a buen puerto. Israel Gayoso asegura que, actualmente, "no conozco muchas empresas asturianas que apuesten por el teletrabajo. Aunque creo que esa mentalidad, la de querer tener cerca y en una sede a sus empleados, va en su contra". Actualmente, él trabaja "totalmente en remoto" y está deseando pasar una buena temporada en Asturias.

"Pero no es todo tan bonito como suena", ríe Gayoso. El teletrabajo "puede parecer un chollo, pero requiere de mucha voluntad y orden". ¿Algunos consejos? "Si te despistas pasarás todo el día frente al ordenador, así que tienes que establecer unos horarios y reservar tiempo para el ocio y para la familia". Y vestirse correctamente, nada de trabajar en pijama.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Canal esquí

Esquí

Toda la información sobre la nieve

Consulta la información más completa de las estaciones de esquí, el tiempo y el estado de la nieve

 
Enlaces recomendados: Premios Cine