Oviedo conmemora más de un siglo de enseñanzas musicales

Actividades previstas hasta 2009

Una historia musical de 125 años

El magisterio del Conservatorio Eduardo Martínez Torner nació en la antigua Academia de Bellas Artes de San Salvador, cuna de grandes nombres de la música regional

26.04.2008 | 00:00
Una historia musical de 125 años Una historia musical de 125 años

La enseñanza musical en Asturias fue precaria y avanzó lentamente, pero de aquellas primeras aulas de la antigua Escuela de Bellas Artes de San Salvador y de las posteriores de la Escuela de Música o el Conservatorio nacieron formaciones e intérpretes que han conformado una historia musical y una afición sólidas. Estas enseñanzas cumplen 125 años en Oviedo y el Conservatorio Martínez Torner ha preparado una serie de celebraciones que comienzan mañana.

Oviedo, Diana DÍAZ

Oviedo lleva ciento veinticinco años dando la nota. Y bien afinada. El Conservatorio Superior de Música Eduardo Martínez Torner festeja por todo lo alto el 125.º aniversario de los estudios musicales en la capital del Principado. El centro ha organizado diversas actividades que arrancarán mañana, con el primer concierto del ciclo de «Graduados con proyección internacional», y que se prolongarán durante el curso 2008-2009. El magisterio musical se remonta al curso 1883-1884, cuando, en la Academia de Bellas Artes de San Salvador, se abrían las aulas de la primera Academia de Música en Asturias.

En el número siete de la calle del Rosal, en el edificio que actualmente ocupa la Escuela Municipal de Música, arrancó una historia docente que se consolidó a paso lento. El Conservatorio compuso la banda sonora de la ciudad, siendo la cuna de grandes nombres para la música asturiana.

Cincuenta alumnos inauguraron las enseñanzas musicales de la Academia de Música de San Salvador, gracias al impulso de Anselmo González del Valle. El pianista y compositor había donado 1.250 pesetas que ayudaron a cuadrar un presupuesto que, en los primeros seis años de enseñanza musical, no superó las 20.000 pesetas.

La «Memoria» conservada recoge las primeras especialidades y generaciones que calarán en la historia musical asturiana. Ahí estaban Rufino Nuevo, Víctor Sáenz y Francisco Torres, que se encargaban de las clases de solfeo, piano y violín, respectivamente; o Saturnino Fresno, galardonado alumno de esos primeros años, que luego sería maestro de maestros. Como Purita de la Riva, la niña prodigio del piano, quien lo recuerda como «un maestro cariñoso y exigente».

El año 1924 supuso la aparición de nuevos estatutos por los que la academia pasó a denominarse Escuela Provincial de Música. Tras un déficit económico, la enseñanza musical empezó a depender de la Diputación Provincial, que la salvó de su desaparición. Los cambios continuaron tres años más tarde. Entonces, pasó a ser Conservatorio Provincial de Música, en un renacer momentáneo, oscurecido por la guerra civil. Saturnino Fresno, Francisco Torres, Cipriano Pedrosa, Adelaida Abruñedo, la hija del conocido tenor ovetense -ambos a cargo del solfeo-, y Manuel Fresno formaron el primer claustro del conservatorio. En la década de los cuarenta, el alumnado se había disgregado y el claustro, reducido.

Ángel Muñiz Toca, que sucedió en la dirección a Saturnino Fresno, relató esta precaria etapa en un discurso con motivo de la inauguración, en 1957, de la sala Juan Crisóstomo Arriaga, en el edificio de la calle del Rosal.

El violinista Prudencio Álvarez Morán destaca «la visión y la labor de Muñiz Toca, en cuanto a la proyección del conservatorio hacia la vida musical asturiana de mediados del siglo XX». El centro de enseñanza musical fue acogiendo nuevas matrículas, de tal manera que los diecinueve profesores que impartían clase en 1953 estaban desbordados por el número de alumnos. Purita de la Riva recuerda que sólo en piano se llegó a los 250 estudiantes.

El conservatorio pasó a ser profesional en 1961, año en el que los estudios, hasta el décimo curso, pasaron a tener validez oficial en el centro ovetense. «Así, se acabó lo de examinarse de los últimos cursos en Madrid», recuerda De la Riva.

Pasa a la página siguiente

Ciclo de conciertos «Graduados con proyección internacional»

Comenzará mañana con el concierto del clarinetista Miguel Pérez Iñesta, que tendrá lugar, a las 20.00 horas, en la sala de cámara del auditorio Príncipe Felipe.

Celebración de los premios «Ángel Muñiz Toca» y «Alimerka»

El martes, el auditorio del conservatorio acogerá el concierto de entrega de premios de los alumnos premiados: Raquel Sutil, Andrés Fernández, Guillermo Rodríguez y Raquel San Martín.

Actividad complementaria de práctica orquestal

El director de la Orquesta de Juventudes Musicales, Josep Vicent, dirigirá una concentración, en el mes de mayo, dirigida a los alumnos del centro.

Grabación de un disco y un DVD

Las diferentes formaciones de alumnos del conservatorio, de cuerda, de viento y de cámara, grabarán un disco próximamente. Además, se prevé grabar un DVD sobre la actividad del centro, como carta de presentación del centro.

Publicación de la historia del centro, a cargo de José Antonio Gómez

El musicólogo José Antonio Gómez investigará la historia de los 125 años del conservatorio, con el fin de preparar una publicación. Uno de los anexos tratará sobre las pinturas que ha guardado el conservatorio, que se prevé restaurarlas.

Concierto en colaboración con la Fundación Gustavo Bueno

El día 13 de mayo, a cargo de la Banda de Música del centro.

Enlaces recomendados: Premios Cine