Pensamiento

Marx, un clásico con futuro

Terry Eagleton hace una lectura del marxismo actualizada y alejada de todo dogmatismo

 13:08  
Terry Eagleton.
Terry Eagleton. 
 MULTIMEDIA


JULIO ANTONIO
VAQUERO IGLESIAS
Marx ha vuelto. El triunfo del capitalismo neoliberal a partir de los años setenta arrumbó su pensamiento al baúl de los recuerdos y ahora, en el siglo XXI, con la gran crisis por la que atraviesa el capitalismo financiero, el pensamiento marxiano ha reverdecido y son numerosos los libros que se publican reconociendo su vigencia como guía para saber qué es lo que realmente nos está pasando. Entre aquellos autores que, con una visión crítica como buenos marxistas, no sólo siguieron apostando por las virtualidades de su pensamiento sino que combatieron también desde el mismo la verborrea ideológica del posmodernismo legitimador del nuevo capitalismo, hay, sin duda, que colocar al británico Terry Eagleton, crítico literario y profesor de Teoría Cultural de la Universidad de Manchester y Oxford y discípulo de uno de los grandes pensadores socialistas británicos como fue Raymond Willians, quien acaba de publicar un excelente libro, Por qué Marx tenía razón (Península, 2011), en el que nos presenta una lectura actualizada del pensamiento del autor de El capital.

Por qué Marx tenía razón está escrito con el peculiar estilo al que nos tiene acostumbrados el filósofo marxista británico y que está en la base del éxito que han tenido muchos de sus libros, esto es, con ese toque de ironía y fino humor inglés y una ejemplar claridad argumentativa que hace fácil y agradable su lectura, sin disminuir un ápice su profundidad. Eagleton ha resumido en diez las objeciones más comunes que se han venido haciendo, sobre todo en estas últimas décadas, del pensamiento marxiano y ha tratado de rebatirlas una por una. El resultado es una síntesis del mismo que puede servir de excelente introducción para quienes no sean conocedores de las ideas del filósofo alemán. Pero también es, sin duda, un libro de interés para los lectores que ya sean avezados conocedores de su pensamiento. Porque la lectura de Marx que nos proporciona el autor no es en absoluto dogmática, sino abierta y crítica, con continúas referencias a las ambigüedades y contradicciones de su pensamiento e, incluso, con sus dudas e ideas propias sobre algunos de los puntos oscuros o difícilmente aceptables del pensamiento marxiano en el contexto actual... En realidad, es un libro de pleno interés para toda clase de lectores por las referencias continuas que realiza de ese ideario en la actual situación de crisis del capitalismo globalizado. Aunque dado el planteamiento y la finalidad del libro, no se trata en él de manera expresa (como él mismo reconoce) un aspecto fundamental del pensamiento de Marx como es el de la crítica cultural y moral del capitalismo.

Las acusaciones lanzadas contra el marxismo que rebate Eagleton van desde su condición de materialismo grosero, determinismo histórico y económico, estatismo, violencia política y utopismo hasta su obsesión por las clases sociales (cuando hoy ya no existen, según dicen sus objetores), su marginación de las reivindicaciones y los problemas del feminismo, el pacifismo y el ecologismo, pasando por la obsolescencia completa de sus teorías como consecuencia de los profundos cambios sociales de la etapa posindustrial y el estrepitoso fracaso del comunismo realmente existente (estalinismo y maoísmo). De ser cierto tal decálogo de objeciones, Marx y sus seguidores habrían caído en el materialismo grosero, negarían la libertad del hombre, lo verían exclusivamente como un agente ciego de la historia y únicamente preocupado por sus necesidades materiales y su interés económico, ajeno por completo a cualquier actividad «espiritual». También los marxistas, según esto, serían partidarios del Estado totalitario y contrarios a la democracia, a la vez que proclives a las revoluciones violentas y, sin embargo, creyentes utópicos en una sociedad perfecta que inevitablemente tendría que llegar con la caída del capitalismo. En suma, un retrato caricaturesco del marxismo, aprovechable, sin duda, para escribir el Libro negro del marxismo, pero difícil de aceptar como valoración objetiva de aquella filosofía por exagerada.

Las refutaciones de Eagleton, bien argumentadas, nos ofrecen, en cambio, una visión casi inversa de la anterior del pensamiento marxiano, sin dejar por ello, como dijimos, de detectar sus ambigüedades y contradicciones y las dudas que le producen al autor algunas de sus tesis. Marx no creía que la sociedad socialista fuese a ser perfecta, pero sí que iba a desaparecer en ella la explotación de unos hombres por otros. Así como habría renegado horrorizado del estalinismo y el maoísmo. Pensaba, en cambio, que no era la historia la que hacía a los hombres, sino los hombres los que construían la historia. Su materialismo era perfectamente compatible con las convicciones morales y espirituales. Concebía el socialismo como una profundización de la democracia (aunque no considerase la democracia representativa como verdadera democracia) y su concepción revolucionaria no tenía por qué ser necesariamente violenta ni se oponía a la reforma social. Su ideal no era el de una sociedad uniforme, sino diversificada, en la que cada hombre pudiese expresar su personalidad individualizada, y fue, sin duda, un pensador muy avanzado para su época en las cuestiones del pacifismo, el feminismo y la ecología?

Sin duda, para un marxista convencido y consecuente como Terry Eagleton, Marx es hoy más que nunca un clásico cuya lectura nos puede seguir aportando importantes indicaciones y explicaciones sobre nuestro presente y la sociedad que concibió un buen modelo para solucionar muchos de los graves problemas que nos atenazan y nos pueden llevar a la barbarie.

Contra Hitchens y Dawkins

El vínculo del ateísmo y el marxismo parece tan natural que a muchos sorprenderá el modo que un marxista confeso como Terry Eagleton arremete contra esos nuevos apóstoles del descreimiento que son el polemista Christopher Hitchens y el teórico de la evolución Richard Dawkins, convertidos para su crítico, por efecto de la contracción de los apellidos, en «Ditchkins». Ambos son blanco preferente en Razón, fe y revolución, libro que recoge las conferencias de Eagleton en la Fundación Dwight Harrington Terry, dedicada a incorporar al hecho religioso los avances de la ciencia y la filosofía. Con ironía y lucidez cuestiona la cruzada atea y muestra la relevancia insoslayable del pensamiento cristiano. «Son muchas las personas que niegan a Dios por motivos básicamente encomiables. Ditchkins, sin embargo, lo rechaza por motivos que son del todo anodinos y políticamente dudoso», afirma Eagleton. El papel de la religión ha cambiado a su juicio y hoy en día «tiene cada vez menos capacidad para legitimar el orden social, pues en éste imperan prioridades ajenas a la divinidad». Dicho de otra forma: «El sistema capitalista avanzado es inherentemente ateo».

El interés continuo por la obra de Marx tiene su reflejo en la continua reedición de su obra, tal y como viene haciendo Alianza Editorial. Prueba de ello son estos Escritos sobre materialismo histórico, una selección de César Rendueles, autor también de la introducción. Sobre estos textos el «materialismo histórico», término que Marx nunca llegó a utilizar.

  HEMEROTECA

Programación

CLUB PRENSA ASTURIANA
Consulta los próximos eventos

Imágenes del día

La actualidad en fotografías

La actualidad en fotografías

Todas las fotografías de las noticias en una única página

 

Síguenos también en . . .

Facebook LNE Twitter LNE
      CONÓZCANOS:   CONTACTO |  LA NUEVA ESPAÑA |  CLUB PRENSA ASTURIANA |  PUNTOS DE VENTA |  PROMOCIONES      PUBLICIDAD: TARIFAS| AGENCIAS| CONTRATAR   
Lne.es y La Nueva España son productos de Editorial Prensa Ibérica
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de La Nueva España. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.


  Aviso legal
  
Otros medios del grupo Editorial Prensa Ibérica
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca  | Empordà | El Diari  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  |  La Opinión de Málaga  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Tenerife  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  | Levante-EMV  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | 97.7 La Radio  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya