mÚSICA

Visitas singulares

El teatro de la Zarzuela de Madrid apuesta por un original recorrido guiado por sus instalaciones

23.04.2013 | 02:19
Visitas singulares
Visitas singulares

Una de las actividades que en nuestro país no están conveniente valoradas, desde el punto de vista cultural y también turístico, es la de las visitas guiadas a equipamientos como teatros y auditorios. Habitualmente, las que se realizan suelen ser un verdadero ladrillo, bien porque están realizadas por guías que buscan mostrar su erudición aun a costa de atormentar a un público no especializado, bien porque, en otros casos, sucede todo lo contrario y las hace personal carente de la mínima formación necesaria, que se muestra incapaz de transmitir la historia y vivencias de un espacio escénico determinado, que va más allá de los datos técnicos de un edificio.


Ese balance lo ha logrado a la perfección el madrileño teatro de la Zarzuela. Sobre la idea original, el guión y la dirección de escena de Enrique Viana ha sido capaz de encontrar una fórmula para mostrar el teatro que acaba convertida en un verdadero espectáculo en el que el público disfruta a lo grande. Es sorprendente cómo se realiza todo con absoluta economía de medios y cómo se logra un magnífico resultado asentado sobre el excepcional guión de Viana, muy bien interpretado por cuatro artistas que protagonizan la sesión.


Dos actores y dos cantantes llevan al público en volandas: ambos interactúan y van desgranando la historia del teatro, la oficial, pero también la más íntima y hermosa, la que pocas veces se cuenta y que va directamente a las emociones. Ahí está uno de los puntos fuertes de la iniciativa: su capacidad para mostrar la fuerza del teatro, su necesidad social que a todos implica, su capacidad para conseguir que los asistentes se sumerjan en un universo creativo que unas veces alegra y otras entristece, pero que siempre busca ser una experiencia profunda y catártica. Es un sainete, en definitiva, que cumple de manera impecable la función de trasladar al espectador la magia del escenario.


El teatro de la Zarzuela está recuperando, con la llegada de Pinamonti a su dirección artística, un horizonte importante y significativo. El teatro se ve de nuevo en la senda de liderar la recuperación de nuestro género lírico, tras demasiados años de titubeos y falta de sentido conceptual. A esta iniciativa de «puertas abiertas» se van sumando otras que están logrando que el emblemático teatro madrileño vuelva a ocupar la vanguardia que durante tanto tiempo mantuvo firme y que el paso de los años fue desdibujando. «¡Ven a la zarzuela!» se llama este peculiar viaje, que nació para un período concreto, pero que se ha ampliado gracias a la espectacular aceptación que está teniendo. ¡Ojalá se extienda el ejemplo! y seamos capaces en este país de mantener vivo, con el vigor necesario, uno de nuestros más importantes patrimonios culturales, la zarzuela, teniendo la calidad como referencia ineludible capaz de acercar nuevos espectadores al género.

Enlaces recomendados: Premios Cine