La Brújula

Identidad y misterio en una obra mayor del ruso Buida

15.01.2016 | 03:43

Hace apenas dos años, la editorial Automática, que tantos esfuerzos está haciendo por difundir grandes piezas desconocidas de las literaturas eslavas, sorprendió al lector en castellano con El tren cero. Una magnífica tarjeta de presentación para un autor, Yuri Buida (1954), que figura entre los más destacados narradores rusos actuales. La identidad ya se configuraba allí como el hilo conductor de una historia densamente poblada por los fantasmas dejados tras de sí por sesenta años de comunismo. Ahora llega a las librerías Helada sangre azul, otra vuelta de tuerca a la incógnita identitaria, salpimentada esta vez con elevadas dosis de misterio. Una mujer de edad avanzada, tal vez una actriz antaño célebre, exhala su último suspiro ante las puertas de una comisaría de Policía. Su muerte no sólo desata un coro de relatos sobre sus posibles pasados sino que reaviva la conmoción que se desató antaño en la localidad de Chúdov cuando las alumnas de interpretación de la difunta comenzaron a desaparecer una tras otra. Palabras mayores.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine