07 de julio de 2016
07.07.2016
Música

Iron Maiden vuelve a España: 41 años de metal en 10 temazos

La mítica banda británica aterriza a partir de este sábado en nuestro país para protagonizar varios conciertos

09.07.2016 | 05:38
Iron Maiden.

Después de haber recorrido América de norte a sur y de haber visitado Australia y Sudáfrica durante los últimos cinco meses, 'The Book of Souls World Tour' de Iron Maiden lleva ya unas semanas en territorio europeo, aproximándose paulatinamente a tierras españolas. Y la espera, por fin, llega este mes de julio a su fin.

Así las cosas, la banda británica actuará en nuestro país en el Resurrection Fest de Viveiro (Lugo, el 9 de julio). Tras hacer una incursión portuguesa hasta Lisboa el 11 de julio, la gira visitará Madrid (13 de julio, BarclayCard Center), Sevilla (14 de julio, Estadio de La Cartuja) y concluirá su periplo patrio en el Rock Fest Bcn (16 de julio en Santa Coloma).

Serán en total cuatro las fechas en España, en las que Iron Maiden presentará su más reciente álbum, 'The Book of Souls', el decimosexto en una discografía tan extensa como laureada e influyente. Esencial, en definitiva, para comprender el heavy metal, un género del que fueron a su manera pioneros y que aún hoy se mantiene pleno de vida gracias precisamente a su incuantificable aportación.

Y para celebrar su regreso a nuestro país, repasamos sus 41 años de historia, desde su formación en 1975 en Londres hasta la actualidad, resumiendo su discografía en una decena de canciones inmortales. Vamos allá.

Running Free (1980)

Como decíamos, Iron Maiden nació en 1975 en Londres por el empeño y las aspiraciones del bajista Steve Harris, quien jamás ha flaqueado en la dirección del grupo desde entonces. Ni tan siquiera en aquellos primeros años en los que demasiados músicos iban y venían, hasta que en 1979 fueron capaces de lanzar 'The Soundhouse Tapes', un primer EP que fue un potente toque de atención de un grupo que a pesar de seguir en el underground, ya contaba con una importante base de fieles.

Un año después llegaría su primer LP, el homónimo Iron Maiden, con Paul Di'anno a la voz y en el que plasmaron todos los años previos de aprendizaje y lucha en temas como 'Prowler', 'Sanctuary', 'Phantom of the Opera', 'Transylvania', 'Iron Maiden' (la canción) y su primer éxito en listas, 'Running free'.

Run to the Hills (1982)

Tras apuntalar su éxito con su segundo disco, 'Killers' (1981), el grupo logró dar un salto cualitativo coincidiendo con el cambio de cantante y la llegada de Bruce Dickinson, quien ya imprimió su personalidad en la tercera acometida, 'The number of the beast' (1982), que contaba con clásicos del heavy como la canción titular, 'Hallowed by the name' y, por supuesto, 'Run to the hills'. Para entonces ya eran un fénomeno global, a pesar de no contar con apoyo de los grandes medios, algo que se mantuvo todavía durante muchos años.

The Trooper (1983)

A pesar de vivir en una vorágine constante de giras por todo el planeta, la banda, imparable, encadenaba discos plagados de clásicos instantáneos que todavía ahora son fundamentales en sus recitales. Tal es el caso de 'The Trooper', tema perteneciente al cuarto trabajo de Iron Maiden, 'Peace of Mind', editado en mayo de 1983.

2 Minutes to Midnight (1984)

Y así, sin solución de continuidad, en septiembre de 1984 llegaba su quinto disco en cinco años, 'Powerslave', que de alguna manera aglutina la esencia condensada de la banda y marcó un punto de inflexión no solo en Iron Maiden, sino en toda la escena heavy. Temas como 'Aces high' o la siempre coreada '2 minutes to midnight' sentaron y sientan cátedra.

Can I Play With Madness (1988)

Para cuando llegó el sexto disco, 'Somewhere in time' (con canciones tan poderosas como 'Wasted years'), los Maiden estaban instalados en un pedestal que les llevaba a despachar cinco millones de copias de sus discos de media con pasmosa facilidad. Esto mismo ocurrió en 1988 con 'Seventh son of a seventh son', álbum precedido del sencillo 'Can I play with madness', que llegó al tercer puesto en la lista de ventas británica.

Fear of the Dark (1992)

El siguiente paso fue 'No Prayer for the Dying' en 1990, con Iron Maiden siguiendo con firmeza su camino en un mundo en el que el grunge y el rock alternativo eran la tendencia. Esto hizo que se resintieran las ventas de sus discos, como este 'Fear of the Dark' de 1992, al tiempo que mantenían su músculo bien pétreo en conciertos siempre multitudinarios.

Lord of the Flies (1995)

Pero incluso la venta de entradas para sus recitales terminó resintiéndose tras la marcha de Bruce Dickinson (y el guitarrista Adrian Smith). Y es que, aunque estuvo en la banda hasta 1999, su sustituto, Blaze Bailey, se las vio y se las deseó para convencer a los fans de su valía. De hecho, es probable que nunca lo consiguiera realmente, a pesar de discos tan notables como 'The X Factor' (1995) y 'Virtual XI' (1998). Y a pesar de canciones tan potentes como 'Man on the Edge' o este 'Lord of the Flies', ambas del décimo álbum del grupo.

The Wicker Man (2000)

Seis años después de su espantada, Bruce Dickinson (en la banda previamente de 1982 a 1993) volvía al redil acompañado también por Adrian Smith (que antes estuvo de 1980 a 1990), conformándose así la alineación actual de Iron Maiden, completada por el fundador Steve Harris (desde 1975 pues), los guitarristas Dave Murray (desde 1977) y Janick Gers (1990), y el baterista Nicko McBrain (en el puesto desde 1982).

Se abría una nueva etapa coincidiendo con el nuevo milenio, tal y como el propio grupo comprendió al titular a su duodécimo trabajo 'Brave new world', con canciones que hicieron a los fans recuperar la fe en sus viejos ídolos. Hablamos de 'Blood brothers', 'Ghost of the Navigator', la titular 'Brave new world' y el frenético tema de apertura, 'The Wicker Man'.

No More Lies (2003)

Desde luego, Iron Maiden ya eran desde hacía tiempo clásicos de la música de nuestro tiempo más allá de géneros, pues lograron abrir incontables fronteras y popularizar masivamente al heavy metal. Por eso, con el regreso de Bruce Dickinson al micrófono, recuperaron todo su poder de convocatoria apoyándose en álbumes como 'Dance of death', en el que demuestran su capacidad creativa en piezas tan avasalladoras y grandilocuentes como 'No more lies'.

Speed of Light (2015)

El grupo, cómodo en su estatus de 'intocable', se tomó su tiempo para hacer sus siguientes obras, 'A matter of life and death' (2006) y 'The final frontier' (2010), ambas secundadas por extenuantes periplos alrededor de todo el globo terráqueo, con el objetivo último de responder a la demanda de sus millones de fans.

Y así nos plantamos en 2015 para recibir al decimosexto disco de Iron Maiden, 'The Book of Souls', que inicialmente iba a llegar en primavera, pero un inesperado e inquietante cáncer de lengua de Bruce Dickison, ahora ya totalmente superado, obligó a retrasar los planes hasta septiembre.

La espera mereció la pena y colmó las expectativas de los seguidores de la banda, que acogieron con algarabía y jolgorio el anuncio de la enésima gira mundial de Iron Maiden, que arrancó el pasado 24 de febrero en Fort Lauderdale (Miami, Estados Unidos) y que este mes llega al fin a España con un único grito de guerra posible: Up The Irons!

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine