Villa iguala a Fuertes y a Roberto en los goleadores del Valencia Garay seguirá otro año más en el Racing, cedido por el Real Madrid El propietario del Zaragoza asegura que el club tiene futuro

21.05.2008 | 02:00

David Villa, delantero del Valencia, autor de dos de los tres goles en la victoria de su equipo ante el Atlético de Madrid por 3-1 en la última jornada de Liga, suma de esta manera 58 goles y se sitúa entre los quince mejores goleadores en la historia del club igualado con Antonio Fuertes y Roberto Fernández. El atacante asturiano, que cumple con ésta su tercera campaña en el club valenciano, ha terminado el campeonato con dieciocho dianas, la segunda mejor temporada anotadora de su carrera en Primera División, sólo superada por los 25 tantos que consiguió en su primera campaña en el club de Mestalla en 2005-2006. Villa ha conseguido estos 58 goles en tan sólo 101 partidos o, lo que es lo mismo, anota una media de 0,57 tantos por partido. Unos números que están al nivel de los mejores artilleros de la historia del club como son Edmundo Suárez, «Mundo», marcó 186 en 210 encuentros a una media de 0,88, Kempes hizo 116 en 184 partidos con una media de 0,63 o los 0,53 goles por partido de Waldo, que anotó 115 en 215 choques.


El Racing de Santander ha cerrado el acuerdo para el traspaso del defensa argentino Ezequiel Garay al Real Madrid, que se ha hecho con los servicios del central para las próximas seis temporadas. Según informó ayer el Racing, Garay continuará vistiendo la elástica verdiblanca la próxima temporada, pero en calidad de cedido. Ezequiel Garay debutó en 2004 en el Club Atlético Newell's Old Boys de Argentina y un año después se incorporó al Racing de Santander, donde pronto destacó tanto en tareas defensivas como por su aportación en ataque. Durante la temporada 2006-2007, en sus primeros 31 encuentros, marcó diez goles, lo que en ese período lo convirtió en el defensa más goleador de Europa. El 18 de mayo de 2007 fue convocado por primera vez por Alfio Basile, seleccionador de Argentina.


El propietario del Zaragoza, Agapito Iglesias, dijo ayer que la continuidad del club está asegurada, que está dispuesto a poner «todo el dinero que haga falta» y que no tiene la necesidad de vender a ningún jugador para garantizar el futuro de la entidad. En su primera comparecencia ante los medios de comunicación tras el descenso del club a Segunda, Iglesias anunció que no ha admitido la renuncia del presidente Eduardo Bandrés y ha reconocido que la temporada ha sido «un fracaso».

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine