El central contundente

l Gregory Arnolin, que aspira a defender algún día la camiseta de Francia, llegó ayer a Gijón, en vísperas de su presentación
l El defensa, de 28 años, se formó en el Paris Saint-Germain y procede del Vitória de Guimarães portugués

08.07.2009 | 02:00
El francés Gregory Arnolin, ayer, a su llegada al hotel gijonés en el que se hospeda.
El francés Gregory Arnolin, ayer, a su llegada al hotel gijonés en el que se hospeda.

Gijón, J. E. CIMA

Después de sufrir hasta la extenuación en el final de temporada, la afición sportinguista acusaba a la defensa rojiblanca de encajar muchos goles. Todos reclamaban al club una línea más fuerte, dura y contundente. El cuerpo técnico rojiblanco, que encabeza Emilio de Dios, buscó en el mercado portugués y allí encontró un central de raza negra de 1,88 metros de altura y 89 kilos de peso que reunía las condiciones requeridas. Se trata de Gregory Arnolin (París, 1980), que llegó ayer por la noche al aeropuerto de Asturias y después, acompañado por De Dios, director deportivo del Sporting, se desplazó en coche hasta el hotel Don Manuel para dejar la maleta y salir a cenar. Hoy, a las 12, será presentado oficialmente en Mareo este central que ficha por tres temporadas y tendrá una cláusula de rescisión de 12 millones de euros en Primera, que bajaría a 6 en Segunda.


El central, que cumplirá 29 años en noviembre, se mostró contento de la llegada a un equipo de Primera División de la Liga de España y comentó: «Me gusta Gijón» en lo poco que pudo ver del Puerto Deportivo. El director deportivo prohibió hacer declaraciones al futbolista formado durante siete temporadas en la Liga de Portugal, para «no romper la rueda de prensa de mañana -hoy, al mediodía, para el lector- en Mareo. Este detalle sorprendió a los medios de comunicación del Principado que le esperaban para tomarle las primeras declaraciones. Solamente se permitió a los responsables de la web del Sporting filmar una entrevista en exclusiva.


La trayectoria de Gregory, central diestro, tuvo su inicio en la cantera del Paris Saint-Germain. En 2002 probó suerte en Portugal, en el modesto Pedras Rubras (dos temporadas) para después pasar al Gil Vicente (dos temporadas), antes de recalar en el Marítimo de Funchal (dos temporadas). Durante la última campaña estuvo vinculado al Vitória de Guimarães, de gran tradición en el país vecino y en Europa.


Tras llegar a un acuerdo de tres temporadas con el Sporting y comprar la libertad al Vitória de Guimarães por 500.000 euros (83 millones de pesetas), Gregory manifestó a LA NUEVA ESPAÑA que recalaba «en la mejor Liga del mundo» y que era para él «un gran orgullo haber subido peldaño a peldaño» en su trayectoria por los equipos de Portugal para llegar a jugar en España. Enfrentarse a jugadores de la talla de Messi o Cristiano Ronaldo «será un privilegio. Espero adaptarme pronto al Sporting y hacer una buena campaña. El otro sueño del nuevo central rojiblanco es defender la camiseta de Francia.

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine