Lne.es » Deportes
 Noticia anterior   Noticia siguiente 
Culé moyáu

Hitchcock, Borges y Guardiola

A pesar de lo que se dice habitualmente, el hambre de títulos no garantiza título, el apetito sí

 09:38  
Enviar
Imprimir
Aumentar el texto
Reducir el texto
Un gesto de alegría de Guardiola anoche en el Camp Nou.
Un gesto de alegría de Guardiola anoche en el Camp Nou. efe

ANTONIO RICO No hubo milagro. Sólo justicia poética. San Clemente es protector de sombrereros, niños, barqueros, bateleros, gondoleros, canteros, marineros, marmolistas y cinceladores, pero Los Otros rezaron a San Clemente para pedirle un imposible fuera de su jurisdicción. Le pidieron, casi le exigieron, que hiciera del Valladolid un nuevo Tenerife y que evitara que el Barça se proclamara campeón de Liga con noventa y nueve puntazos. Noventa y nueve. La Liga 2009-2010 terminó hace unas horas y ya estoy aburrido de oír hablar del mérito que tienen los noventa y seis puntos del equipo de Pellegrini. Vale, noventa y seis puntos son muchos. Pero, si las matemáticas no fallan, son menos que noventa y nueve.

Si el Barça no hubiera ganado esta Liga, ahora mismo habría que ponerse serio y pedir cuentas a los dioses del fútbol. El gran Alfred Hitchcock se fue a la tumba sin ganar un «Oscar», y Jorge Luis Borges dejó este mundo cruel sin ganar el premio Nobel de Literatura. Nunca se lo perdonaremos a Hollywood y la Academia Sueca. Por fortuna, la injusticia cinéfila con Hitchcock y el absurdo literario con Borges no se han reencarnado en una absurda injusticia con este Barça de Pep Guardiola, de Touré Yayá, de Messi, de Pedro y de Valdés (¡selección!). Hemos ganado el «Oscar». Hemos ganado el premio Nobel de Literatura. Hemos ganado la Liga. Seguro que los esqueletos de Alfred y Jorge Luis están brindando con cava en sus tumbas.

Por fin ha quedado claro, creo yo, que la diferencia entre el Barça y Los Otros, como la diferencia entre hambre y apetito, no es sólo semántica. Florentino se fue de compras y se gastó un dineral porque la afición madridista tenía hambre, es decir, necesidad de alimentos. El Barça, sin embargo, empezó y terminó esta Liga con apetito, o sea, con ganas de comer. A pesar de lo que se dice habitualmente, el hambre de títulos no garantiza títulos. El apetito sí. Los Otros empezaron la temporada con el estómago vacío, y el hambre los empujó sólo hasta la primera pastelería, que es donde suelen morir las revoluciones. El Barça de las seis copas empezó tirando de apetito, y ha terminado dándose un festín.

Fútbol Club Barcelona, «Oscar» a la mejor película. Guardiola, premio Nobel de Literatura. Barça, campeón. Noventa y seis puntos no matan el hambre de títulos. Noventa y nueve puntos sacian el apetito de gloria.

COMPARTIR
 
  HEMEROTECA

HACE 25 Y 50 AÑOS

Portadas La Nueva España

Portadas de La Nueva España

Las portadas de hoy de La Nueva España hace 25 y 50 años

      CONÓZCANOS:   CONTACTO |  LA NUEVA ESPAÑA |  CLUB PRENSA ASTURIANA |  PUNTOS DE VENTA |  PROMOCIONES      PUBLICIDAD: TARIFAS| AGENCIAS| CONTRATAR   
Lne.es y La Nueva España son productos de Editorial Prensa Ibérica
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de La Nueva España. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.


  Aviso legal
  
Otros medios del grupo Editorial Prensa Ibérica
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca  | Empordà  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  |  La Opinión de Málaga  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Tenerife  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  | Levante-EMV  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | 97.7 La Radio  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad