Asturias, entre Atlanta y Río

Javi Hernanz toma el relevo de Miguel García, el asturiano que formó parte del último K-4 español en unos Juegos Olímpicos

26.08.2015 | 04:40
A la izquierda, Javi Hernanz posa en Milán con familiares y su novia, la nadadora Mireia Belmonte. Sobre estas líneas, Miguel García.

En el año 1996, en Gaisnesville (Estados Unidos), durante los Juegos Olímpicos de Atlanta, el gozoniego Miguel García, junto a Jovino González, Emilio Merchán y Gregorio Vicente, lograba diploma olímpico en K-4 1.000 metros, con un quinto puesto. Además, el asturiano lograba otro diploma olímpico, en ese caso en K-1 500 metros, tras clasificarse en sexta posición.

Dos décadas después, en el verano de 2016, otro K-4 español estará representado en unos Juegos, en Río de Janeiro. Estará formado, de no haber motivos de fuerza mayor, por el parragués Javier Hernanz -que ya fue olímpico en Atenas, en K-2-, los gallegos Óscar Carrera y Rodrigo Germade, y el vasco Íñigo Peña. Ese cuarteto hizo los deberes el pasado domingo, en el mundial de Milán, obteniendo billete para la cita brasileña.

El K-4 siempre ha sido uno de los iconos del piragüismo español , pese a perderse los cuatro últimos Juegos -Sydney, Atenas, Pekín y Londres-, dado que no consiguió clasificarse, aunque sí lo hicieron otras modalidades y especialidades (kayak y canoa). Mencionar el K-4 español es recordar los inolvidables tiempos de los palistas Celorrio, Díaz Flor, Herminio Menéndez y Misioné, quienes fueron subcampeones olímpicos en Montreal (1976), batidos por la Unión Soviética; y campeones del mundo en Belgrado (1975).

El K4 debutó como prueba olímpica en los Juegos de Tokio-64, pero la primera presencia española fue cuatro años después, en México-68, quedando últimos en las series, y cuartos (de 5) en la repesca. Los pioneros fueron Pachi Perurena, Ángel Villar, Gerardo López y Pedro Cuesta, y ninguno repitió en la segunda aparición olímpica de este barco, de nuevo con idéntico resultado de caer en las series de Múnich (1972). En esa ocasión los elegidos fueron Herminio Menéndez, Álvaro López, Javier Sanz, y José María Esteban Celorrio.

Tras Montreal, el K-4 de España no logró clasificarse para los Juegos Olímpicos de 1980, volviendo a alcanzar la final en Los Ángeles-84, con el sexto puesto de Iván González, Luis Gregorio Ramos, Juan José Román y Juan Manuel Sánchez. Estos dos últimos repitieron participación en Seúl-88), con Fernando Fuentes y Javier Álvarez, cayendo eliminados en las semifinales, mientras que en los Juegos de Barcelona-92 tampoco se logró superar la ronda de semifinales, esta vez con Gregorio Vicente, Alberto Sánchez, Miguel Garcia y Francisco Cabezas.

"El domingo, estaba muy triste porque quería haber peleado por ganar, y sé que este K-4 está muy fuerte, pero viendo cómo se desarrolló el campeonato, la clasificación se da por buena. Ahora ya aprecio la situación que estoy viviendo. Siempre me había tenido que clasificar en la repesca y es la primera vez que estoy desde el año anterior", comentó Javier Hernanz, quien disfruta de unos dias de vacaciones, antes de afrontar los exámenes en la Universidad Católica de Murcia (UCM).

Hernanz, Germade, Carrera y Peña configuran el K-4 que acaba de hacer historia para el piragüismo español. Aún más: son medalla de bronce en el Europeo de Racize (2015) y de oro en la Copa del Mundo de Milán (2014). "Al final, tengo que venir contento, ya que somos los únicos que nos hemos clasificado en chicos para los Juegos de Río. Algo muy jodido en este mundial. ¡¡Qué barbaridad el nivel que había...!!", destacó el palista parragués, forjado en las filas del Club Los Rápidos y encuadrado ahora en el Grupo Covadonga. En Milán, Javi Hernanz estuvo arropado por sus padres y algunos familiares y amigos, así como también por su novia, la nadadora Mireia Belmonte.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine