Un muro que romper

El Real Avilés busca puntuar ante un Caudal imbatido, en un duelo entre dos equipos que aspiran a luchar por el campeonato

20.09.2015 | 04:40
Marcos Torres busca el balón ante un jugador del Siero.

El Real Avilés tiene hoy el complicado reto de romper el muro del Caudal para tratar de llevarse los tres puntos del Hermanos Antuña. El conjunto blanquiazul visita el campo mierense para tratar de batir al líder de la clasificación, que cuenta sus partidos por victorias y tiene impoluta su portería. Una batalla harto complicada para la que Pablo Lago ha estado preparando a los suyos a conciencia.

El conjunto blanquiazul llega sin complejos a Mieres. El equipo está más acoplado y el de hoy no deja de ser un partido que tiene sabor a una categoría superior. El Caudal no ha fallado, pero el Avilés solo ha cedido un partido de los cuatro disputados y cada vez genera menos dudas, porque la plantilla, totalmente nueva, se va conociendo cada vez mejor y en eso se nota en el campo. "En la dinámica que estamos, nosotros también somos peligrosos", sentenciaba estos días Pablo Lago.

Los dos equipos tienen en el punto de mira el play-off de ascenso. Es más, el primer puesto y sus privilegios de cara al ascenso es un premio más que goloso que ambos quieren. Aunque aún están en los primeros compases de la competición, partidos como este, entre rivales directos, pueden ser decisivos al final de la temporada.

Los blanquiazules van al Hermanos Antuña sin miedo, pero sí con mucho respeto. El Caudal tiene un arma que pocos o ninguno de sus rivales tiene: mantener la mayoría de jugadores que en la pasada campaña disputaron la fase de ascenso, que se conocen a la perfección, pero reforzados allá donde el equipo tenía alguna carencia, en el ataque. Pablo Lago, que el año pasado entrenó al conjunto mierense, lo sabe bien.

Por eso, aunque parezca paradójico, acabar con la imbatibilidad caudalista empieza por que el Avilés logre poner el cerrojo en su propia portería, especialmente en las jugadas a balón parado, que tantos éxitos están dando a su rival. De ahí, cubierta la retaguardia, toca optimizar las ocasiones y romper el muro que el conjunto mierense ha alzado en torno a su meta.

La victoria blanquiazul del pasado fin de semana ante el Siero fue un buen ensayo en ese sentido. Aunque el equipo comenzó jugando con tres centrales, Pablo Lago tuvo que reajustar líneas para dejarlo en dos y contener más arriba con Nacho Fernández adelantado. Funcionó, y el técnico ha tomado buena nota de ello para aplicarlo en el Hermanos Antuña. Pantiga y Otero repetirán en el centro de la zaga con Nacho Fernández por delante.

La principal duda de la semana la generó Fidalgo, que no podrá estar en Mieres por sanción, después de ser expulsado ante el Siero. Nacho Méndez, que regresa tras cumplir su propio castigo, suplirá al jugador de banda izquierda en el centro del campo, mientras que todo apunta a que Borja Noval ocupará el lateral izquierdo.

Así, Pablo Lago podría optar por alinear de inicio a Guillermo; Borja Noval, Pantiga, Otero y Marcos Torres; Nacho Fernández; Nacho Méndez, Jorge Sáez y Luismi; Jorge Rodríguez y Cristian, aunque también puede dar entrada en la banda a Matías en detrimento del delantero Jorge Rodríguez. La convocatoria la completan Ibón, Josín, Juanma y el guardameta del filial Emilio.

El técnico del Caudal Iván Ania, que no podrá sentarse en el banquillo por sanción, solo cuenta con la baja de Llerandi, que no está disfrutando de muchos minutos en la presente campaña. Así, el técnico cuenta con prácticamente todas sus armas para tratar de seguir con la dinámica impoluta del equipo. El posible once del Caudal será el compuesto por Bussman; Pelayo Castañón, Saavedra, Noel Alonso, Armando Invernón; Richard, David González; Damián, Jaime, Annunziata y Javi Sánchez, mientras que en el banquillo esperarán su oportunidad futbolistas como Chechu Grana, Cristian, Jano, Óscar Pérez, Iván, Javi Gutiérrez y Sammir.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine