Blas García: "Recibimos un castigo excesivo"

El técnico afirma que el Marino tiene que mejorar, pero que está en "ese momento raro" que espera que pase pronto

23.09.2015 | 04:03
Blas García charla con los jugadores, en un entrenamiento en Miramar.

"Aparte de lo bien o lo mal que los estemos haciendo, de hecho es mejorable si pensamos lo que podemos hacer, hay momentos que el fútbol te castiga demasiado", explicaba ayer el entrenador del Marino de Luanco, Blas García. El equipo azulón perdió el domingo en el campo del Lugones (1-0), que hasta ahora no había ganado ningún partido. "Da sensación de que estamos en el momento ese raro del año y esperemos que pase ya y que sea este el único. Todos los equipos pasan por él y esperemos que lo superemos ya y no vuelva", señaló el técnico.

Y es que el entrenador del Marino cree que los suyos merecieron más del choque: "Con el primer tiempo que hicimos, era para irnos al descanso ganando, con un par de ocasiones claras y hasta el penalti que fallamos. Sin embargo, el contrario te llega una vez, en una jugada evitable y te castiga con gol al borde del descanso", recuerda García. A partir de ahí el partido se hizo cuesta arriba, con un rival mucho más replegado: "Se hace más difícil porque, además, la ansiedad también nos puede, pero la verdad es que recibimos un castigo excesivo", sostiene el entrenador. Cuatro puntos de los quince disputados, pesan ya en las piernas de los jugadores, una dinámica que hay que cambiar. Blas García va, incluso, más allá en la defensa de los suyos: "Si alguién tenía que haber ganado el domingo, era el Marino".

Las bajas en una plantilla corta como la que tiene el Marino, siempre complican más las cosas, pero el técnico no lo quiere como excusa: "Es cierto que cuantos más jugadores tenga a mi disposición y en determinados puestos, que estamos justos, pues mejor, pero también es cierto que cualquier equipo que saque el Marino debería ser capaz de competir a un nivel suficiente para ganar partidos en Tercera", sentenció Blas García.

Con todo, sabe donde está el problema y confía en solucionarlo pronto. "Es un equipo nuevo, hay que acoplarlo y se juega mejor desde el resultado positivo. Tenemos que crecer en muchos aspectos. El de juego, el de combinación, el ofensivo, siempre lleva más tiempo. Lo que no deberíamos es sufrir tanto castigo en nuestra portería. Está claro que en las dos áreas tenemos que mejorar y, al final, el resultado se decide ahí", señaló el técnico del conjunto luanquín.

El próximo domingo toca recibir al Condal, uno de los equipos que ocupa ahora mismo las posiciones de privilegio de la tabla. "A lo mejor es eso lo que necesitamos ahora, un reto aún mayor. Insisto en que tengo absoluta confianza en esta plantilla. Poniendo lo que tenemos que poner encontraremos la forma de ganar de manera más constante. No depende tanto del rival como de nosotros mismos", sostiene el entrenador. Eso no quita que se le tenga respeto al conjunto de Noreña: "El Condal es un rival de primer nivel. Ya lo demostraron el año pasado ganando la liga. Este año lo está volviendo a demostrar día a día. Es un equipo con una solidez tremenda, juega con mucho criterio y sabe perfectamente a que juega. Es prácticamente la misma plantilla del año pasado, incluso mejorada en algún puesto y está claro que tienen mucho más andado que nosotros", afirmó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine