Sergio Rodríguez, un corazón blanquiazul en las filas rivales

24.10.2015 | 04:40
Sergio Rodríguez Abad, de pie, a la derecha, con el infantil B del Avilés de esta temporada.

Sergio Rodríguez Abad, centrocampista del Tineo y entrenador del infantil B del Avilés, vivirá mañana un partido muy especial porque vive enfrente del Suárez Puerta y lleva toda la vida muy cerca del Avilés. Empezó a jugar con siete años y pasó por todas las categorías hasta el primer equipo, en el que jugó un par de partidos en la temporada de Muñiz y Fabri. Una trayectoria que le llena de orgullo porque, precisa, "no se si habrá muchos que hayan pasado por todas las categorías".

Lleva tres años entrenando en la Toba y afronta una temporada difícil porque los críos pasan a fútbol 11 y les cuesta un poco. "Juegan contra gente mayor porque son de primer año, pero es el mismo grupo del año pasado y tienen buen nivel", explica.

El partido de mañana no puede tener más alicientes para él. "Tengo muchas ganas de jugar porque van a estar mis padres, mis amigos y los críos, que estarán con la libreta apuntando mis errores para recordármelos cuando les diga algo", dice entre risas. Se enfrentó en el Suárez Puerta al Avilés una vez, fue ante el equipo de Xiel que logró el ascenso y el recuerdo es bueno porque empató (1-1) jugando con el Navarro, pero es consciente de que el partido es difícil. "Ellos tienen un equipazo y es un campo muy complicado, pero los partidos hay que jugarlos y nuestro objetivo es estar al máximo nivel al que podemos llegar y ya veremos hasta donde nos da con eso". Y añadió: "Esperamos que no tengan el mejor día, aunque ahora andan bien y quizás hubiera sido mejor jugar allí antes, pero insisto en que vamos con la ilusión de jugar un buen partido". Él tiene claro que durante los 90 minutos del partido "voy a ir a muerte" para intentar ganar.

Sergio cumple su segunda temporada en el Tineo después de haber estado tres años en otra etapa anterior, y dice que jugar en Tercera es "un premio al trabajo del equipo" el pasado año. "Para mi es extraño jugar contra el Avilés porque hace dos días estábamos animando al equipo ante el Llagostera con la ilusión de subir a Segunda, pero es así."

El Tineo empezó bien, pero Sergio es prudente. "Estamos en mitad de la tabla pero tenemos el descenso a cuatro puntos, que es lo que miramos, aunque confiamos en no defraudar la confianza del pueblo, que nos apoya en todo y nos hace sentir muy bien".

El avilesino tiene claros sus deseos para este año. "Espero que el Tineo se mantenga, que es nuestro único objetivo, y que el Avilés sea campeón y suba a Segunda B, que es donde tiene que estar porque no pinta nada en Tercera". Y concluye con un pronóstico. "Vamos a ganar 0-1".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine