Adriano tiene mucho que demostrarnos

02.11.2015 | 04:59

"No tengo nada que demostrar". De vez en cuando algún deportista suelta esta frase, que suena mal salga de la boca que salga. Pero alcanza proporciones surrealistas cuando la perpetra alguien como Adriano, el futbolista brasileño que se ha pasado más tiempo en el banquillo, o en la enfermería, que en el terreno de juego en sus seis temporadas en el Barcelona. Como no tiene nada que demostrar, Adriano decidió tomarse a título de inventario el partido de Copa de Villanueva de la Serena. En vez de meter en dudas a Luis Enrique, que lleva dos meses arreglándose con lo justo, el brasileño decidió que aquel partido y aquel escenario no eran dignos de su categoría. Debería de tomar nota de deportistas consagrados que después de haberlo ganado todo se entrenan y compiten cada día como si fuera el último. O de algún compañero suyo, al que no se le caen los anillos por ir a campos como el del Villanovense, parecido seguramente a muchos de los que pisó hace unos cuantos años un meritorio Adriano, cuando aún tenía algo que demostrar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine