Le echaremos de menos

La marcha de Del Bosque abre una complicada sucesión en la selección española de fútbol

16.11.2015 | 02:14

Parece que la Eurocopa de 2016 será el punto final de Vicente del Bosque al frente de la selección española. Una mala noticia porque no se adivina un relevo que garantice tanto el nivel competitivo como la paz interna. Porque, con las particularidades del cargo, tan importante es gestionar el talento de los futbolistas como apagar los incendios que provocan ellos, sus representantes, sus clubes e incluso esos aficionados que ponen por delante sus colores a los de la Roja. En los últimos diez años, España ha tenidos dos conductores que, cada uno a su manera, han pensado más en lo que le convenía a la selección que a ellos mismos. Por eso Luis Aragonés aguantó lo que no está en los escritos con la jubilación de Raúl y otras cosas. Y por eso Del Bosque tampla gaitas para que no se rompe el frágil equilibrio de las dos españas futbolísticas. Un Mundial y una Eurocopa es un buen balance deportivo, pero pase lo que pase el próximo verano en Francia, los aficionados al fútbol y los que no lo son tendrían que dar las gracias a don Vicente por los servicios prestados.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine