Pau Gasol, mito español de la NBA

El jugador de Sant Boi, de 35 años, cumple mil partidos en la Liga americana en plena forma y con otro anillo como meta

07.12.2015 | 04:40
Pau Gasol, mito español de la NBA

Restaban 3 minutos y 35 segundos para el final del primer cuarto del partido que abría la etapa de los Grizzlies en Memphis cuando el entrenador local, Sidney Lowe, decidió dar la alternativa al novato en el que la franquicia había puesto todas sus esperanzas. El atlético negro Stromile Swift se encaminó al banquillo y de él salió un chico blanquito, espigado y delgaducho con cara de susto. Nadie podía imaginar entonces que aquel Pau Gasol que buscaba un hueco en la Liga profesional americana iba a cumplir mil partidos en la NBA consolidado como una estrella mundial.

Pero así ha sido: el pívot de Sant Boi, de 35 años, se hizo milenario la madrugada del domingo en el encuentro entre su actual club, los Chicago Bulls, y los Charlotte Hornets. Y su juego no deja resquicio a un atisbo de decadencia. No fue, eso sí, su noche más lucida, pese a sus 13 puntos, 11 rebotes y 4 tapones, y además su equipo perdió en casa (96-102).

Ni los más optimistas se atrevían a soñar aquel 1 de noviembre de 2001 con una carrera tan brillante como la que ha tenido Gasol, pese a que su número tres del draft de aquel año le convirtió en el europeo más cotizado hasta la fecha. Arvydas Sabonis, por ejemplo, salió en el 24. Drazen Petrovic se cayó hasta el 60. Eran otros tiempos.

Su primer encuentro en la NBA se cerró con una derrota ante los Pistons de Detroit y con unos números discretos: 4 puntos y 4 rebotes defensivos con porcentajes malos y aderezados por 4 pérdidas de balón. "Tenía 21 años y muchos nervios, muchas personas viéndome", confesaba el jugador, echando la vista atrás, tras su partido número mil. Pero la lesión de Swift le dio la titularidad en el cuarto partido de la temporada y a partir de ahí creció como la espuma, hasta convertirse en la referencia absoluta de Memphis y en "rookie" (novato) del año. Su combinación de altura y recursos no era nada frecuente. En la retina de los aficionados aún permanece la remontada por la línea de fondo con mate brutal ante su ídolo Kevin Garnett. La Liga ya no tenía más remedio que respetarle.

Erigido en baluarte de los Grizzlies, a los que llevó a los dos primeros play-offs de su historia; rondando los 20 puntos por partido y con presencia casi rutinaria en los All Star, el camino de Pau Gasol siempre fue hacia arriba. La única nota amarga fue su salida de Memphis entre críticas de los aficionados, molestos por la aparente falta de entrega del jugador español mientras el equipo acumulaba palo tras palo.

Paradójicamente, el mal trago le condujo hasta Los Ángeles y le brindó la oportunidad de ganar la competición más prestigiosa del baloncesto profesional. Allí logró dos anillos mostrando un crecimiento constante en su juego y confirmando que su excelencia siempre llega de la mano de proyectos ganadores. En la NBA y en las competiciones FIBA, porque el catalán ha seguido sacando fuerzas para liderar los éxitos de la selección española, como la memorable exhibición del pasado verano para ganar el Eurobasket de Francia.

Salvado del descenso a los infiernos de los Lakers con su fichaje por Chicago Bulls la temporada pasada, Gasol busca redondear su carrera con algún otro título en la franquicia que hizo historia con Michael Jordan: "Llegar a los mil partidos es como para estar satisfecho, pero ganar otro anillo es mi meta y por eso estoy en Chicago, con todas las posibilidades de lograrlo. Es el momento de pensar que puedo jugar mejor".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine