Baloncesto

Hay vida sin Swing

El Unión Financiera tira de personalidad para ganar un difícil partido ante el Prat tras la marcha de su máximo anotador

10.01.2016 | 04:19
Ferrán Bassas, con el balón, en el partido ante el Peñas Huesca.

El partido que sacó adelante ayer el Unión Financiera tiene mucha más importancia y dificultad de lo que en un principio puede parecer. Los de Carles Marco se quitaron muchos complejos de encima tras ganar a un equipo que, aunque es penúltimo en la clasificación, llegaba al encuentro tras sumar dos triunfos y en su mejor momento de juego.

Las cosas empezaron mal para los ovetenses. El equipo trabajaba bien en defensa, pero en ataque era incapaz de anotar. Parece que la presencia de Jordan Swing en el equipo había hecho olvidar a muchos de los jugadores del equipo su capacidad para meter canastas. La facilidad con la que anota el ahora jugador del CAI Zaragoza llevaba a pensar al resto que esa era una tarea reservada en exclusiva para el escolta estadounidense.

Así las cosas, el Unión Financiera se fue al descanso tras los dos primeros cuartos habiendo anotado 28 puntos y con un balance de 11 de 36 en tiros. Uno de los que más dificultades tuvo para hacerlo fue Mario Cabanas. El gallego metió una de las ocho canastas que intentó. Tratándose de un pívot resulta aún más llamativo tanto desacierto. Pero es que Hearst (0 de 4), Víctor Pérez (0 de 2), Bassas (0 de 5) y Prieto (0 de 1) no consiguieron convertir ninguna de las canastas en juego que intentaron. Los 10 puntos de Fernando Fernández y los 7 de Miso mantuvieron al equipo en el partido en esta primera parte.

Pero la actitud con la que el Unión Financiera salió a la cancha en la segunda parte fue decisiva para sacar el choque adelante. A los ovetenses no les pesó el desacierto de la primera parte y siguieron trabajando hasta que las canastas empezaron a entrar. Cabanas redimió sus fallos con una exhibición reboteadora. Está claro que el gallego puede aportar mucho al equipo, sobre todo en defensa, pero es necesario que aproveche también los balones que tiene debajo del aro para sumar puntos.

El encargado de abrir la lata en ataque fue un Andrés Miso que ayer dio un paso adelante. El madrileño hizo valer su experiencia en la élite y su talento para dar un paso adelante. Acabó con 16 puntos y 21 de valoración. Pero lo de ayer fue un trabajo coral, con un guerrero Van Wijk, con un inteligente Víctor Pérez, con un oportuno Fernando Fernández y con Ferrán Bassas repartiendo ocho asistencias. También jugó Javi Marín, que debe ir ganando importancia en el equipo tras superar su lesión.

El Unión Financiera dio ayer por cerrada la depresión post Swing y abre una nueva etapa en la que el resto de la plantilla debe demostrar que también tiene mucha clase. Y ante el Prat Joventut dieron el primer paso.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine