Lne.es »
Avilés 21Caudal
 

El líder tiene su bestia negra

El Avilés le toma la medida al Caudal, que fue superior en la primera mitad, pero no pudo aguantar el marcador a favor en la segunda

08.02.2016 | 03:56
El líder tiene su bestia negra

El Avilés se ha convertido en la bestia negra del Caudal en la presente temporada. Ayer el conjunto mierense encajó su segunda derrota de la temporada y volvió a hacerlo ante el Avilés y en la recta final del encuentro. El conjunto de Iván Ania abrió el marcador y pudo haberse ido al descanso con una renta mucho mayor, pero la reacción del Avilés ayudada por la expulsión de Pelayo Castañón, permitió el empate y, ya en el descuento, la locura con el gol de la victoria.

El partido del Suárez Puerta siguió un guión parecido al que se había vivido en el Hermanos Antuña en la primera vuelta (0-1). El Caudal dominando la primera mitad, una expulsión para los mierenses y el gol de la victoria en los minutos finales, otra vez partiendo de una buena jugada de Matías que salía desde el banquillo. Idéntico si no fuera porque el Avilés tuvo que remontar en un choque bronco y con muchas interrupciones.

El Caudal tuvo el balón desde el principio, pero le costó comenzar a crear peligro. Sin embargo, una vez abierta la lata, los mierenses le tomaron la medida a la defensa blanquiazul y no dejaron de dar trabajo a un inconmensurable Guillermo.

Hasta tres paradas de mérito tuvo que hacer el guardameta realavilesino antes de que llegara el gol caudalista: en el minuto 20, saca el pie para despejar un gran tiro de Jaime; en el 21, estirada para mandar fuera un disparo potente de Pelayo Castañón desde la frontal; y en el 30, volvió a parar otro balón a bocajarro. En este último caso, el despeje le cayó a Javi Sánchez y Guillermo no pudo llegar, pero el gol quedó anulado por falta.

Al final, el tanto caudalista llegó a balón parado, en el 32. Un golazo de Noel Alonso, que desde el borde del área sobrepasa la defensa y enchufa el balón pegado al palo derecho, donde al portero le era imposible llegar. Poco o nada inquietaba la portería rival el Avilés, Bussman solo tuvo que atrapar un tiro del recién llegado Álex García, mientras que Guillermo tuvo que volver a intervenir en un tiro de Javi Sánchez.

El paso por vestuarios sentó bien al Avilés, que salió con otra actitud, aun con el Caudal sin bajar los brazos. Prueba de ello es el penalti, muy dudoso, que decretó el árbitro en un derribo de Bussman a Jorge Rodríguez. Fue el mismo delantero el que se encargó de ejecutar la pena máxima con un raso y a la izquierda que engañó al guardameta caudalista. Poco después, en el 50, el visitante Jaime, muy activo mientras estuvo en el campo, tuvo que salir en camilla con el tobillo lesionado.

En el equipo blanquiazul siguió estando impreciso en los pases, pero poco a poco fue encontrando el camino a la portería, aunque fue Javi Sánchez el que volvió a darle trabajo a Guillermo con un tiro desde la frontal, que el portero despeja por encima del larguero. Llegó entonces la expulsión de Pelayo Castañón, en el 76, cuatro minutos después de que Iván Ania tuviera que dejar el banquillo por la misma razón.

El Caudal fue capaz de calmar el partido tras quedarse con uno menos, aunque el efecto solo duró diez minutos. Cerca de cumplirse el tiempo reglamentario, los avilesinos se dieron cuenta de que podían ir a por el partido y asediaron la portería de Bussman. Hasta que, ya en el descuento, una buena jugada de Matías descolocó a la defensa del Caudal, y tras tocar Jorge Rodríguez y Óscar Ruiz, el balón llegó al corazón del área, donde, en un barullo, Luismi lo empujó a la red.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine