El peor final en la mejor semana

El asturiano Pablo Carreño cae por 7-6 y 6-3 ante el uruguayo Cuevas en su primera final individual en el circuito profesional - Y junto al canario David Marrero cede ante el argentino Zeballos y el chileno Peralta en la de dobles después de ganar el primer set

04.03.2016 | 10:59
Pablo Carreño, con el trofeo como finalista en São Paulo.

En São Paulo vivió el asturiano Pablo Carrero la mejor semana desde que en 2009 debutaba como profesional y en São Paulo sufría ayer la decepción más grande de su carrera. Cuatro victorias en el cuadro individual y tres en el de dobles junto al canario David Marrero habían llevado al gijonés a la final de ambas, convirtiéndose en el primer tenista que lograba este año un doblete dentro del circuito. Y ayer, con las fuerzas al límite, perdía las dos. En la que era la primera final individual de su carrera caía por 7-6 (7-4) y 6-3 ante el uruguayo Pablo Cuevas, y en la de dobles por 4-6, 6-1 y 10-5 frente al argentino Horacio Zeballos y el chileno Julio Peralta.

Carreño, que se convertía en el primer asturiano en disputar una final individual del circuito de la ATP desde que Galo Blanco ganó en 1999 la de San Marino, chocó ayer contra la experiencia de Cuevas -30 años, 27 del ranking mundial y cuatro títulos en su palmarés-, que en Brasil parece encontrar sus mejores momentos. En São Paulo ya conquistó la corona el pasado año y en éste venía de ganar la pasada semana en Río de Janeiro.

El primer set fue una sucesión de juegos ganados al saque por ambos jugadores, que no cedieron ni una sola oportunidad de break a su rival. La manga, así, se tenía que decidir en el desempate y fue el gijonés el primero en ganar un punto con el servicio de Cuevas (2-3), pero el uruguayo niveló de inmediato el marcador y tras el 4-4 sumaba tres puntos consecutivos para sentenciar el parcial: 7-6 (7-4).

Carreño y Cuevas ganaron sus primeros saques del segundo set, pero en el tercer juego claudicó el asturiano. Llegó a salvar las dos primeras oportunidades de ruptura de las que dispuso su rival, pero a la tercera fue la vencida (2-1). Tuvo una ocasión de recuperar el break en el cuarto juego, pero no logró convertirla al enviar la bola a la red y Cuevas sumó tres puntos consecutivos que consolidaban su ventaja (3-1), antes de romper de nuevo el servicio del gijonés y de ganar un nuevo juego con su saque.

El encuentro parecía sentenciado con el 5-1, pero el jugador formado en el Grupo Covadonga tiró de orgullo y de casta, sin pensar en ahorrar fuerzas ante la final de dobles que aún le quedaba por jugar. Mantuvo su saque y en el octavo juego lograba por fin romper el de Cuevas para acercarse 5-3 en el marcador. No pudo más. Envió fuera de la pista una bola con 15-40 y el uruguayo revalidaba el título en São Paulo, quedando para Pablo Carreño 150 valiosísimos puntos como finalista que le servirán para situarse muy cerca del puesto 50 del ranking.

Tras poco más de una hora de descanso regresaba Carreño a la pista para, junto al canario David Marreno, disputar la final de dobles ante el uruguayo Zeballos y el chileno Peralta; la tercera final para el asturiano este año tras la ganada con el argentino Guillermo Durán en Quito y la perdida con el propio Marrero la pasada semana en Río.

Salen con fuerza, a sabiendas de que el tiempo corre en su contra. Es el noveno partido de Carreño en São Paulo en seis días y la luz roja parpadea en su reserva de energía. Rompen en el primer juego el saque de Peralta y mantienen el suyo para cobrar una ventaja que terminaría siendo definitiva. El partido es una montaña rusa en el que se suceden las oportunidades de ruptura para una pareja y para la otra pero que no certifican ninguna. Y Carreño y Marrero hacen valer el break inicial para anotarse la manga por 4-6.

Y tuvieron una bola para adelantarse en el primer juego del segundo set sobre el saque de Zeballos, pero no la confirmaban y ahí el sueño empezó a convertirse en pesadilla. Zeballos y Palacios hilvanaban tres juegos consecutivos antes de que Carreño y Marrero sumaran el primero (3-1). Sería el último. Otros tres juegos de una tacada concede el set por 6-1 a la pareja sudamericana.

En el desempate definitivo son Zeballos y Peralta los primeros en ganar sobre el saque rival (quinto punto). Nivelan pronto Carreño y Marrero, pero vuelven a ceder otro punto que terminó abriendo un boquete en sus defensas: del 4-5 al 4-9 que otorgaba cinco bolas de partido a sus rivales. Salvaron la primera pero cedían en el segunda.

Pero las derrotas en São Paulo no debe empañar la gran semana del tenista asturiano. De momento estará en el top 50 del ranking y puede presumir de un trofeo este año (Quito)... aunque tenga tres finales perdidas. Pero españoles con títulos este año hay pocos: Roberto Bautista en individuales (Auckland y Sofía) y Feli Lopez y Marc López el de Doha en dobles. Ninguno más.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine