Lne.es »

Una retaguardia formada por hombres de ataque

Borja, Óscar, Marcos, Fidalgo y Matías, una defensa inédita

02.03.2016 | 01:59
De izquierda a derecha, Borja Noval, Óscar Ruiz, Marcos Torres, Jorge Fidalgo y Matías.

El Avilés afrontó el partido contra el Colunga en Santianes con las bajas de los centrales Otero por lesión y el capitán Pantiga por sanción. Todo un contratiempo para el entrenador, Pablo Lago, que quería mantener el sistema de tres centrales con dos carrileros que tan buenos resultados le había dado en los dos partidos anteriores contra el Caudal (2-1) y el Ceares (1-6).

El técnico se quedó con Borja Noval como único central nato y la solución fue retrasar a Nacho Fernández, el habitual recambio para los centrales, y repetir con Jorge Fidalgo, un extremo reconvertido en lateral izquierdo que ya había jugado en el centro de la defensa en Ceares.

El sistema funcionó durante más de 40 minutos, pero al filo del descanso se complicó con la lesión de Nacho Fernández por unas molestias en el gemelo. Lago no había convocado a Ibón, el otro central del equipo, y como quería mantener la forma de jugar tuvo que improvisar situando a Óscar Ruiz (hasta entonces carrilero en la izquierda) junto a Borja Noval y Jorge Fidalgo, y metiendo a Matías como carrilero en la banda izquierda con Marcos Torres en la derecha.

El resultado fue que el equipo jugó durante toda la segunda parte con una defensa formada por cuatro hombres con vocación claramente ofensiva y con Borja Noval como único defensa natural. Y el experimento salió bien porque el equipo apenas pasó apuros en defensa y ganó (0-2) con dos tantos de Cristian (a centro de Matías desde la izquierda) y de Luismi en la segunda parte.

Óscar Ruiz se estrenó en la posición de central en el Avilés, pero para Matías no era nuevo el puesto, aunque si el sitio porque ante el Urraca jugó en el lateral derecho y formó otra defensa inédita, en esta ocasión de cuatro, con Ibón y el juvenil Santa como centrales y Jorge Fidalgo en el lateral izquierdo.

Todos los jugadores dan por bueno cambiar de puesto siempre que sea en bien del equipo y Pablo Lago destaca su esfuerzo. "Son jugadores muy ofensivos y la mayor satisfacción es ver como compiten, como trabajan y como están involucrados con el equipo. Eso aumenta la competencia hasta el punto de ponerme difícil el hacer un once, y es buenísimo para el equipo", señaló.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine