Lne.es »
Fútbol

El jugón del Avilés Stadium

Marcos Fernández disputó todos los minutos en el único equipo senior asturiano que no conoce la derrota esta temporada

05.03.2016 | 05:07
Marcos Fernández, entrenando en Santo Domingo (Miranda).

Marcos Fernández (23 años), es el que más juega en el Avilés Stadium, un equipo que nació en junio y que está haciendo historia tanto en el aspecto social por su carácter popular, como por los resultados deportivos. Y es que el equipo avilesino es el único asturiano de categoría senior que no perdió, el máximo goleador con 83 tantos, el menos goleado con cinco, y el líder del grupo segundo de Segunda Regional con 59 puntos, diez más que el segundo, el San Claudio B, a falta de once jornadas para concluir la Liga.

Marcos Fernández jugó de titular los 21 partidos disputados y metió 7 goles. Empezó a jugar en el colegio Marcos del Torniello y pasó por el Quirinal, Navarro, Avilés y otros equipos de la zona. El último año de juveniles fichó por el Veriña y al concluir (2011-2012) se fue al Luarca (Tercera) dos temporadas, para pasar al Llanera y el pasado año al Muros.

Su fichaje por el Avilés Stadium fue un poco casualidad porque su idea era irse a Alemania para trabajar y hacer una formación dual, pero no le salieron las cosas como esperaba y volvió pronto. "Al llegar me llamaron varios equipos, pero me hablaron del Stadium y no lo dudé porque me parece un proyecto bonito que empezó con mucha ilusión y que cada día me gusta más", señaló.

Empezó a entrenar un poco tarde y aún no se cree que sea el que más minuto acumula. "Es una pasada, algo increíble porque hay grandes jugadores, como Ramón, Rada o Juan Val que juegan en la misma posición". Y es que el jugador avilesino destaca por encima de todo la calidad de la plantilla. "Es buenísima y muy compensada porque la gente mayor tiene la ilusión de unos críos y los jóvenes muchas ganas". Y añadió: "Cuando yo no había firmado estaba flipando de los que estaban fichando".

Los resultados llegan, explica, "porque entrenamos bien, nos llevamos fenomenal en el vestuario, y somos una familia más que un equipo", y tiene fijadas sus metas para lo que resta de Liga. "Ahora que las cosas van muy bien, que jugamos como equipo y no tan individual, mi objetivo es subir, no perder este año y tratar de no recibir ningún gol en casa".

Otra clave del éxito deportivo, explica, es el propio funcionamiento del club. "Es una pasada. Yo no pensé que esto iba a ser tan grande, pero la gente nos saluda por la calle y cada partido quedamos impresionados de los aficionados que nos van a ver, incluso fuera de casa. Es algo increíble que yo no había vivido nunca".

La mayor satisfacción de la plantilla, comenta Marcos, es "responder sobre el campo a tanto apoyo y que la afición disfrute tanto como nosotros" y, sobre todo, "hacer un año bonito para subir a Primera y disfrutarlo entre todos como se merece".

El equipo nació en junio y ya tiene objetivos a largo plazo. "Yo creo que hay que aspirar a llegar a una categoría decente para disfrutar aún más, pero hay que tener los pies en el suelo e ir poco a poco. Yo pensé que iba a ser más difícil este año, pero nos tocaron los equipos de Oviedo y campos sintéticos en los que se puede jugar, que es lo que nos gusta, pero el año que viene va a ser muy complicado", concluyó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine