16 de marzo de 2016
16.03.2016

Cayarga contra Cayarga

Los hermanos mellizos Jorge (Avilés) y Berto (Langreo) vivirán el domingo un partido muy especial en el Suárez Puerta

16.03.2016 | 11:49
Jorge, a la izquierda, y Berto Cayarga, ante el Suárez Puerta.

Un Avilés-Langreo siempre es diferente por la rivalidad, pero el del domingo (12.00 horas) será especial para Jorge y Berto Cayarga, dos mellizos avilesinos de 19 años que viven junto al Suárez Puerta y que militan en el eterno rival: Jorge en el Avilés y Berto en el Langreo. Los dos presenciaron muchos derbis juntos desde la grada, pero el domingo no vale el parentesco y quieren ganar.

Los dos empezaron en el colegio Quirinal y pasaron en benjamines al Navarro hasta juveniles, que Berto se fue al Llano 2000. El pasado año, Berto jugó en el Sporting y Jorge en el Oviedo de Liga Nacional. Llevaron la máxima rivalidad del fútbol asturiano a casa y dicen que lo llevan bien. Sus padres se turnan cada semana para ir a verlos jugar, aunque no de decantan.

Los hermanos ya se enfrentaron el pasado año en la primera jornada de División de Honor con victoria azul en el Requexón (1-0). En la segunda vuelta Berto estaba lesionado y no pudo jugar un partido que volvió a ganar el Oviedo en Mareo (0-2). "Espero que mi hermano siga sin ganarme", comenta Jorge. Esta temporada no se enfrentaron en el Oviedo B-Langreo (0-1) porque Jorge, que empezó la temporada con los azules y fichó en enero por el Avilés, no fue convocado.

En la ida ganó el Langreo (2-1) al Avilés, y cara al partido del domingo, Jorge no espera jugar "porque no estoy teniendo muchos minutos", pero si juega asegura que será especial, no sólo por estar su hermano enfrente, si no porque el técnico langreano, Hernán Pérez fue su entrenador la pasada temporada y con el Langreo juega su amigo Fran, "con el que jugué toda la vida".

Para Berto es un partido diferente "porque el rival es el equipo de mi ciudad y tengo el campo al lado de casa", pero asegura que no deja de ser uno más a ganar para mantener la espectacular racha que llevan los langreanos al completar una vuelta sin perder.

Fue el Langreo el equipo que rompió la mejor racha de la temporada del Avilés, ocho victorias consecutivas en la primera vuelta, y Jorge sólo piensa en ganar "para fastidiarles ahora a ellos", y aunque reconoce que será difícil, tiene plena confianza en el equipo. "Nosotros también estamos bien ahora con seis triunfos seguidos y la queremos mantener".

La lucha entre los dos por la segunda plaza se presenta muy cerrada, pero ninguno renuncia a dar caza al líder Caudal, sobre todo Berto. "Vamos jugar en tres jornadas contra ellos y tenemos claro que es vital ganar en Avilés para afrontar con garantías el partido de Siero y viajar a Mieres con opciones. Si ganamos los tres quedaríamos a un punto y luego a ver que pasa".

Parece el cuento de la lechera, pero los langreanos están muy confiados en su buena dinámica, aunque Berto asume que ganar en el Suárez Puerta será complicado. "Es un partido muy difícil y estamos centrados en él porque si perdemos el primer puesto será ya inalcanzable".

Su hermano Jorge hace unas cuentas similares. "Nosotros estamos a seis puntos del líder y si sumamos los tres contra el Langreo aún tendríamos opciones de disputar el primer puesto si el Caudal pincha en casa con el Langreo, pero si perdemos el domingo ya será casi imposible recortar nueve puntos".

Es la primera vez que van a vivir desde dentro un Avilés-Langreo en el Suárez Puerta, un derbi con mucha rivalidad que sorprende a Berto por la forma que se vive en Langreo. "Sabía que había rivalidad, pero no me esperaba tanto. En la primera vuelta se hablaba mucho de ganar al Avilés porque es distinto, y ahora lo mismo. Sólo vale ganar".

Los hermanos se llevan un poco a trompicones, pero se admiran como futbolistas. Jorge destaca de Berto su regate y su excelente golpeo a balón parado; y Berto piensa que su hermano tiene sobre todo gol, regate y buen disparo tanto a balón parado como en movimiento. "Corriendo es un poco lentillo, pero bueno", dice entre risas.

Ambos respetan mucho al rival. "Del Langreo hay que tener cuidado con todos porque son muy fuertes y crean peligro con cualquier jugador, es un equipo muy competitivo". Y Jorge lo dice con conocimiento de causa porque ya vio media docena de partidos de los langreanos este año, y no siempre quiere que ganen los de su hermano. "Si interesa al Avilés quiero que pierda". Berto también ve al Avilés cuando puede y tiene claro que quiere que pierda. "Está a la par con nosotros en la Liga y quiero que pinche". Ambos aseguran que la alegría por la derrota del rival no se cuela en casa porque, señalan, "hablamos de fútbol pero sin piquilla y sin vaciles, sólo comentamos los resultados".

Los dos equipos tienen un buen colchón de puntos con sus rivales en la lucha por el play off, pero los Cayarga son prudentes. "Se ve muy cerca, pero quedan puntos por disputar y si los perdemos todos seguro que no nos metemos", dice Jorge. "Yo creo que casi seguro que lo tenemos porque sacamos muchos puntos y es muy difícil de recortar en nueve jornadas", añade Berto.

Ninguno vivió una fase de ascenso, pero ambos piensan en ella con mucha ilusión. "Si quedas primero hay más opciones, pero todo puede pasar", señala Jorge. "El Langreo subió hace poco sin ser campeón y sabemos que se puede, aunque es otra Liga diferente y un error puede costar carísimo" apostilla Berto.

El objetivo de ambos es el ascenso, y a los dos les gustaría seguir en sus equipos en Segunda B. "Se que va a estar difícil, pero por mi encantado porque, aunque no cuento con los minutos que queremos todos los futbolista, estoy muy bien en el Avilés, al lado de casa y en el equipo de mi ciudad", señala Jorge. "Yo seguiría en Langreo en Segunda B o en Tercera, donde sea, porque estoy muy bien y no me importaría quedar otro año allí", dice Berto.

Es su primer año senior y los dos afirman que están aprendiendo mucho. "En los dos equipos hay gente muy veterana que te enseñan a colocarte, a ser agresivo y a competir, además siempre animan mucho y se agradece".

Los dos hermanos tienen el objetivo de llegar "lo más arriba posible en el fútbol" y concluyen arrimando el ascua a su sardina a la hora de pronosticar un resultado. "2-1, dice Jorge; 1-3, replica Berto". El empate no cuenta.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine