Blas García: "Nunca arrojamos la toalla"

El técnico del Marino destaca a futbolistas como Geni y Dani López, que juegan tocados

18.03.2016 | 04:12
Blas García, en el partido ante el Industrial.

El Marino tiene muy complicado llegar al play-off porque es octavo con 46 puntos y necesita que fallen el Colunga (48), Oviedo B (51), Condal (52) y Tuilla, que con 53 puntos ocupa la última plaza que da derecho a luchar por el ascenso a Segunda B. La empresa es difícil, pero matemáticamente es posible porque quedan 27 puntos en juego y en el fútbol todo puede pasar.

De hecho, en la última jornada los luanquinos recortaron puntos a todos sus rivales, excepto al Oviedo B que ganó al Condal (1-2), y el técnico, Blas García, recuerda que el equipo nunca tiró la toalla. "La gente no sabe de los sacrificios que están haciendo jugadores como Dani López o Geni para intentar ayudar al equipo a pesar de que acaban desarmados porque están tocados". Y no solo habló de estos dos jugadores, a modo de ejemplo fue sumando a más a la lista: "Guaya jugó con molestias en un tobillo y un dedo, y Roberto Suárez empezó el partido con tendinitis".

El técnico marinista explica que los jugadores se sacrifican en beneficio del equipo y por profesionalidad, al margen que las cosas puedan salir mejor o peor en el campo y sobre todo en los resultados. "En muchos partidos lo hicimos muy bien y no ganamos, y el domingo jugamos francamente mal ante el Industrial en el peor partido del año y ganamos quizás por primera vez esta temporada sin merecerlo", señaló el entrenador del conjunto luanquín.

Y es que para Blas García, la clasificación no hace justicia al esfuerzo que hacen los jugadores. "Es muy difícil jugar en las condiciones en que lo hace este equipo, con el sufrimiento que tiene encima por los reveses del año y soportando que cuando estaba en la línea más ascendente empezaran a caer futbolistas lesionados", afirmó el entrenador.

El técnico fija el partido contra el Covadonga (1-0) como el momento decisivo de las últimas semanas. "Fue una derrota muy injusta que nos hizo un daño tremendo y que aún estamos tratando de superar porque si el día que lo haces muy bien y mereces ganar porque hiciste más que el contrario no ganas, luego es difícil creer en lo que haces", añadió Blas García.

La primera consecuencia de aquella derrota fue la siguiente ante el Astur (1-0) y el objetivo del cuerpo técnico es ahora "intentar enganchar a la gente a nivel mental porque físicamente estamos un poco justos", explicó Blas García. El primer paso fue el triunfo ante el Gijón Industrial de la última jornada y el equipo sólo piensa en ganar al Roces, "sin mirar a nadie ni a nada", concluyó el entrenador del conjunto luanquín.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine