Lne.es »

Un partido especial

La añeja rivalidad entre el Real Avilés y el Langreo, especialmente en la grada, se incrementó a finales de los noventa

18.03.2016 | 04:12
Una disputa de balón en el choque entre el Avilés y el Langreo que terminó con la victoria blanquiazul por 4-1 y el descenso de los visitantes a Tercera.

"Es otra cosa, un partido diferente a cualquier otro". Las palabras de Alfredo Fernández, socio del Avilés, resumen lo que es para las dos aficiones un partido entre el Avilés y el Langreo. La rivalidad es meramente futbolística y viene de muy lejos porque ya había piquilla entre el Ensidesa y el Real Avilés, que formaron el actual Real Avilés Industrial en junio de 1983, con el Racing de Sama y el Círculo Popular de La Felguera, que se unieron en julio de 1961 para formar el Unión Popular de Langreo.

No hay ningún hecho concreto que justifique la piquilla, pero en el fondo del enfrentamiento late una lucha desde siempre por ostentar el título de tercer club asturiano, tras los poderosos Sporting y Oviedo, y al principio también estaba en la pelea el Caudal. De hecho, Jorge Valverde, estudioso de la historia del club avilesino, recuerda que en los años 40 el rival del Avilés era el Caudal, sobre todo a raíz de un partido en el que el blanquiazul Verdín fue pisoteado en la cabeza por jugadores mierenses.

En los años 60 el Langreo estaba por encima al jugar en Segunda División y no había dudas. La rivalidad como la conocemos ahora empezó a forjarse en los años 70 y sobre todo a raíz de la fusión avilesina porque los dos equipos empezaron a coincidir en Segunda B y en Tercera, y se convirtieron en los verdaderos "gallitos" de la categoría.

El Avilés cobró ventaja en los años 90 al militar en Segunda División (1990-1992) y en Segunda B, pero con la entrada del nuevo siglo y la llegada del dinero del ladrillo al fútbol, los dos equipos pasaron por épocas muy duras de vegetar en Tercera y se vieron superados por los equipos, hasta entonces más modestos, que se beneficiaron de la nueva forma de financiación.

La lucha por ser el tercer equipo de Asturias se vio sazonada por hechos puntuales que azuzaron la rivalidad durante los años. Así, los seguidores avilesinos aún recuerdan cuando el Novelda alicantino mandó al Avilés a Tercera en la promoción de descenso de Segunda B de la temporada 1990-1991, y al año siguiente algunos seguidores langreanos se presentaron en el Suárez Puerta luciendo la camiseta del Novelda.

Y en Langreo no se olvidan que en la temporada 1997-1998 un empate (1-1) en La Coruña con el As Pontes -con gol de Secades- libró al Avilés del descenso a Tercera. Pero al año siguiente los avilesinos no tuvieron piedad y golearon (4-1) en el Suárez Puerta cuando los langreanos necesitaban el triunfo para mantenerse. El problema se agrava porque el gran beneficiado de aquel triunfo fue el Caudal, el otro gran rival histórico, que consiguió la permanencia.

Otros hechos más modernos, como la marcha de Abraham del Langreo al Avilés (2011-2012), mantuvieron encendida una mecha que no parece tener fin como demuestra que tanto en el Suárez Puerta como en Ganzábal se oigan gritos en contra del eterno rival en todos los partidos aunque cada uno milite en categorías diferentes, y que esos gritos se escuchen incluso cuando los equipos juegan a domicilio.

El partido del domingo en el Suárez Puerta (12.00 horas) tiene el aliciente añadido de que ambos se juegan el segundo puesto y sobre todo, el no perder de vista al líder Caudal en la lucha por conseguir la mejor posición posible cara la play-off de ascenso.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine