Fondo Norte

Una cita para ver qué Sporting viene

La visita del Celta enseñará cómo afrontan los rojiblancos la fase clave para la permanencia

06.04.2016 | 01:59

Henos de Pravia venidos después de una serie de gymkhanas por los pasillos del HUCA, orgullo de la sanidad patria. Casi nadie se acuerda de los puntos que sumaba el Sporting en plenas vacaciones de Navidad, antes incluso de que Florentino Pérez llamara a filas nada menos que a Zinedine Zidane, el héroe sabatino de un Camp Nou enmudecido por el gol de Cristiano entre las piernas de Bravo.

El Sporting ha vuelto de la lluviosa Valencia con un punto más que le ha permitido ganar un puesto, aunque no salir del trío del descenso. Un punto separa a los rojiblancos de alcanzar el objetivo marcado en el ya lejano verano de 2015: la permanencia en la última jornada. Ése fue el objetivo que el gran timonel marcó a los suyos y al grueso de los aficionados que llevan muchas semanas dando saltos entre la esperanza y la preocupación.

El punto del lunes no es, ni mucho menos, despreciable, pero los tres hubieran lanzado al Sporting fuera del descenso y con las velas llenas de viento ante la llegada en la matinal del domingo de un Celta, el Celta de Nolito, amenazador. Los partidos de casa después del alegrón de la jubilosa tarde del Atlético de Madrid se han marcado como los objetivos a resolver para sumar los puntos precisos para la permanencia. Los puntos que, por ejemplo, se dejaron escapar ante Levante, Getafe y Espanyol, nueve, que sumados ahora dejarían a los rojiblancos/amarillos/verdes a las puertas del séptimo cielo. Los puntos que se dejan ir, ay, no vuelven. Claro que el fútbol abre cada fin de semana la puerta a la suma necesaria. Un empate fuera alcanza su verdadero valor si en el partido siguiente se logra la victoria en casa, que es el caso que nos ocupa el domingo por la mañana cuando los herederos de Mostovoi, aquel ruso inigualable, aparezcan en el Anfield del Piles. Aquel ruso que se fue del campo en un partido de los vigueses en El Molinón, harto de los empeños defensivos del entonces entrenador celeste, gesto que dio origen al gran Celta que llegó después según sostiene el más fino analista del quehacer céltico.

Resulta que ayer fue martes, aunque esto siguió sin ser Bélgica, lo que indica que quedan días de espera para el encuentro. Pero ya se echan cuentas si el gran timonel volverá a los tres centrocampistas que tan buen resultado le dieron ante el Atlético de Simeone, aunque la reacción final llegara con uno del trío en el banquillo, o si volverá a los dos de casi toda la temporada. Ahora mismo parece que ésa es la única cuestión a resolver por más que sea preciso buscar un sustituto al sancionado Lora, que tendrá que pasar el trago de frenar a Nolito, lanzado a asegurarse un sitio en la selección de la Eurocopa. Tapar al andaluz puede que sea una de las claves de la matinal dominical.

En momentos de la importancia de éstos no queda otra que volver a los clásicos. Uno de los grandes, Luis Aragonés, sostenía que los campeonatos se deciden en los diez últimos partidos. En esa fase está metido el Sporting obligado a sacar adelante los compromisos caseros ante rivales de enorme potencial y con intactas aspiraciones europeas. Son semanas en las que no hay sitio para los temblores o las dudas. El partido del domingo, mucho más que el de Valencia, va a enseñar ante qué Sporting estamos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine