Fútbol Primera División

Anoeta reabre la Liga

El Barcelona se estrella ante Rulli y pierde por cuarta ocasión consecutiva en su visita a la Real Sociedad

10.04.2016 | 05:41
Messi se tapa la cara con las manos mientras los jugadores de la Real, al fondo, celebran el gol de Oyarzábal.

Si el Barcelona pudiera utilizar un comodín que le permitiera eliminar un campo al que visitar ese sería sin duda el de Anoeta. La última victoria del conjunto azulgrana en San Sebastián se remonta al 2007, y en sus seis últimas visitas sólo ha sumado un punto frente a cinco derrotas, las cuatro últimas consecutivas. Una derrota que reabre la Liga, con el Atlético de Simeone ahora a tres puntos de los de Luis Enrique y el Madrid de Zidane a cuatro. La Liga vuelve a estar viva y en un pañuelo porque el conjunto culé se deshincha.

El conjunto azulgrana entró con mucho respeto al partido, sin duda motivado por los negativos antecedentes para sus intereses cada vez que visita Anoeta y por las dudas que han dejado sus últimos partidos de Liga, ante Villarreal y Real Madrid, y en la Liga de Campeones frente al Atlético.

Las cosas se le pusieron negras casi de inicio a los catalanes porque, en la segunda jugada trenzada por los donostiarras, un medido centro de Xabi Prieto a la cabeza del joven Mikel Oyarzábal era cabeceado a gol por el último talento surgido de Zubieta ante la cara de incredulidad de Luis Enrique.

Los guipuzcoanos, que no habían ganado en casa en sus tres últimos encuentros pero que venían reforzados de su victoria la pasada jornada en el Pizjuán frente al Sevilla, se lo creyeron y el Barça estuvo a su merced durante el primer cuarto de hora, en el que se las veía y se las deseaba para frenar las acometidas locales dirigidas casi siempre por el mexicano Carlos Vela.

Reaccionó el campeón y pudo empatar el partido en el minuto 33 tras una trenzada jugada de Messi, Neymar y remate a bocajarro de Arda Turan detenido de forma excepcional por el guardameta argentino Gero Rulli.

El conjunto de Luis Enrique a partir de ahí creció y ofreció las prestaciones habituales en su juego, posesiones infinitas y juego de bandas que no encontraba recompensa porque los vascos eran un muro de contención.

Rulli tendría que volar nada más iniciarse la segunda mitad para evitar el gol de Iniesta en un tiro desde fuera del área que iba a la escuadra hasta que apareció la mano del argentino.

El Barca tendría más, como otra en una falta directa que Neymar envió rozando el palo de la portería realista cuando Anoeta temía el empate, que seguía sin llegar, a medida que el partido avanzaba peligrosamente para los barceloneses.

Luis Enrique movió el banquillo a la desesperada y en el minuto 70 había hecho todos los cambios, fortaleciendo el centro del campo con Rakitic para afrontar el tramo final, en el que nuevamente Rulli intervino para evitar el gol de Messi, una de esas que el astro azulgrana no desperdicia. El argentino quemaría el último cartucho para su equipo a cinco minutos para el final, de cabeza, que nuevamente detuvo con clase Rulli para evitar el gol azulgrana.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine