El Sporting B se juega una final a dos bandas

Los rojiblancos necesitan hacer los deberes frente al Guijuelo y esperar a lo que suceda en el Izarra-Cacereño

15.05.2016 | 06:03
El rojiblanco Mateo Arellano conduce el balón ante la presión de un jugador de la Cultural Leonesa.

Sumar y esperar. Así afrontará el Sporting B su compromiso de esta tarde, a las 17 horas, ante el Guijuelo. No le queda otra al conjunto de Isma Piñera. Los rojiblancos no dependen de sí mismos por lo que tienen que intentar lograr una victoria o un empate -vencerían el golaverage ante el Cacereño- y esperar a que los extremeños caigan derrotados o, al menos, no sumen la victoria a domicilio frente al Izarra.

Lo primero para que las cábalas se cumplan es que el Sporting B salga a por todas en su duelo contra el Guijuelo, que llegará al Pepe Ortiz con la intención de meterse en la próxima edición de la Copa del Rey. Será un duelo de poder a poder en el que ambos se juegan objetivos bien distintos, pero los rojiblancos quieren demostrar que su necesidad es mayor, ya que se juegan la categoría.

El puesto de promoción de descenso es el máximo objetivo al que se pueden aferrar, un mal menor que le daría a los gijoneses una nueva oportunidad de seguir en la categoría de bronce. Para ello, el filial depende de un Izarra que, clasificatoriamente, no se juega nada, pero que en su casa se ha mostrado como un equipo sólido.

Lo primero es que el filial haga los deberes en este encuentro, que estará dirigido por el colegiado vasco González Esteban. Para ello, el técnico no podrá contar con la participación de Ramón, que será la única ausencia. De esta forma, el once puede ser el formado por: Dennis; Sergio Menéndez, Alberto, Julio o Garrido, Víctor Ruiz; Mario Arques, Mateo Arellano; Pedro Díaz, Juan Mera, Jaime Santos; y Mendi. Isma Piñera contará con revulsivos desde el banquillo, todo para intentar que la carambola salga a favor de los gijoneses.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine