Vela

Apoyo a los Alonso

El presidente de la Asturiana defiende a los gijoneses y acusa a la Española de "racismo" por no reconocer su plaza olímpica

20.05.2016 | 03:57
Arturo y Federico Alonso.

El presidente de la Federación Asturiana de Vela, Pascual Cabaño, acusó a la junta directiva de la Federación Española de "comportamiento racista" con los hermanos Federico y Arturo Alonso, por su nacimiento de familia humilde y en Argentina, e incluso anunció una posible demanda por prevaricación por la decisión de ésta de no reconocer a los deportistas gijoneses como representantes españoles en los Juegos Olímpicos de Río en la clase 49er.

Cabaño compareció ayer junto al director general de Deportes del Principado de Asturias, José Ramón Tuero, el concejal de Deportes del Ayuntamiento de Gijón, Jesús Martínez, y Alfredo Alegría, presidente del Club Astur de Regatas al que pertenecen los hermanos Alonso para mostrarles su total apoyo y denunciar la medida tomada por la junta directiva de la Federación Española.

Los hermanos Alonso lograron la plaza olímpica según los criterios establecidos por la propia Federación Española pero una posterior reclamación de Diego Botín y Iago López fue atendida por la directiva sin tener en cuenta la opinión del Comité de Clases Olímpicas de la propia federación que mantenía la plaza para los Alonso.

Pascual Cabaño y los demás representantes del deporte asturiano señalan que "Botín y López sólo presentaron la reclamación cuando vieron que no pudieron lograr la clasificación" y les afean que "si no estaban de acuerdo con el sistema de elección lo que tenían que haber hecho es reclamar antes de la celebración de las pruebas de selección, no cuando estas ya hubieran terminado". La Federación Española señaló una nueva regata selectiva que se celebrará la próxima semana en Medemblik (Holanda) para establecer cuál de estas dos embarcaciones representará a España en los Juegos Olímpicos.

Sin embargo ante la reclamación de Botín y López otro de los barcos de esta clase, el de los hermanos Paz, también presentaron una reclamación alegando que si se anulaban los criterios de selección todos los barcos que estaban peleando por ir a Río en la clase 49er deberían participar en el nuevo proceso de selección. Tras un primero rechazo federativo los hermanos Paz amenazaron con ir a los tribunales y la federación decidió que también ellos participasen en el proceso. Así que al final serán tres las embarcaciones las que la próxima semana se jugarán su presencia en los Juegos Olímpicos.

Los hermanos Alonso con el apoyo de las autoridades regionales deportivas han presentado una reclamación ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo en Suiza, que esperan falle en breve, mientras preparan la regata de la próxima semana.

Cabaño recordó que "ya es la segunda vez que la Federación Española se la juega a los hermanos Alonso porque fueron ellos los que lograron la clasificación para Londres y al final fueron Iker Martínez y Xabi Fernández a pesar de que no habían navegado en 49er durante todo el ciclo olímpico pero primaron más los intereses económicos que los deportivos". El presidente de la territorial asturiana recalcó que "hubo reclamaciones similares en otras clases y en todas se rechazaron por lo que aún llama más la atención la decisión de la directiva que no de la Federación" y señala directamente a la presidenta Julia Casanueva, cántabra como Botín, como responsable de la misma.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine