28 de mayo de 2016
28.05.2016

Polémica por la seguridad

La asociación de vigilantes privados advierte al Avilés del riesgo de enfrentamientos y el club replica que "se cumple la ley"

28.05.2016 | 06:10
Manuel Fernández, director general del Avilés.

"Voy por la ley y la ley no me obliga a contratar seguridad privada". Así respondió el director general del Avilés, Manuel Fernández, a un comunicado de la Asociación de Vigilantes de Seguridad Privada de Asturias (AVISPA) que denunció como "sorprendente, grave, denunciable y altamente peligroso" que ante el partido de mañana entre el Avilés y el Lagun Onak, en la vuelta de la primera ronda del play-off de ascenso a Segunda B, "donde se prevé la asistencia de más de 2.000 aficionados", no se haya dispuesto, "ni se piense disponer, de un servicio de seguridad, ni privado ni público, excepto la presencia de la Policía Nacional en el exterior del estadio".

AVISPA alerta de la presencia "de unos 300 aficionados radicales / ultras que acompañarán desde primera hora al equipo vasco en su desplazamiento hasta Avilés" y asegura que el partido ha sido declarado "de alto riesgo con alta probabilidad de enfrentamiento entre componentes radicales de ambas aficiones".

La asociación contrapone la situación de Avilés, "donde no adoptarán las medidas de prevención lógicas y necesarias para evitar posibles altercados en una decisión temeraria y excesivamente arriesgada, lo que podría suponer no sólo poner en riesgo a los espectadores sino también sanciones muy graves para el club", a la que se vivirá en Mieres y Langreo, donde también se disputarán partidos de play-off de ascenso a Segunda B y donde, señala, "se dispondrá de un operativo de seguridad, tanto pública como privada".

Fernández asegura no tener constancia de la declaración de alto riesgo "por parte de nadie" con competencias para hacerlo y señala que la campaña parte "de un sujeto que quiere que le contratemos cinco tíos de seguridad, y como le dije que no, levanta esto". Y añade: "Avisé a la Policía Nacional de que es un partido en el que puede haber bastante asistencia, pero que haya gente no implica que vaya a haber violencia, ni mucho menos".

El director general asegura que no serán 300 los seguidores guipuzcoanos en el Suárez Puerta. "Viene un autobús de 55 plazas, entre ellos 12 directivos, y es gente normal, como la que viajó desde Avilés". Y es que la directiva no entiende tanto alarmismo cuando en Azpeitia la delegación avilesina fue recibida con el máximo respeto y no se produjo ningún incidente. "Allí no pasó nada dentro del campo, al contrario, hubo muy buena relación entre las directivas, jugadores y aficiones". Y añadió: "En ningún momento sospechamos que sea un partido de riesgo, es más, lo era más el del Langreo por la rivalidad entre las aficiones y entonces no hubo seguridad privada".

El directivo avilesino quiere pasar página de la polémica y pide a la afición que acuda al campo. "Lo único importante es animar a los jugadores en la difícil misión que tienen de remontar ante un buen equipo que, además, parte con un gol de ventaja y nos lo pondrá muy difícil para seguir en competición", concluyó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine