25 de julio de 2016
25.07.2016
Lne.es »

Podios en los relevos

Bárbara Camblor, cuarta en los 400, gana el oro en el 4x400 con el Playas, y Estela García es plata con el Valencia en el 4x100

25.07.2016 | 03:34
Podios en los relevos

El 96.º Campeonato de España celebrado en Las Mestas se cerró ayer en blanco en las disciplinas individuales para los atletas asturianos, que se conformaron con el oro por equipos de Bárbara Camblor con el Playas de Castellón en el 4x400 y la plata de Estela García en el relevo corto con el Valencia.

Y es que a la carrera "estelar" el sábado de Estela García, que le valió el oro individual en los 100 metros, le sucedió una jornada que no fue "bárbara" para la cuatrocentista Camblor o para su compañera de generación Marta Frechilla, que terminaron en Las Mestas en la posición que más duele: la cuarta. A un pie del podio que ambas rozaron. Más la ochocentista del Atlético Lugones que la cuatrocentista de San Martín del Rey Aurelio. Y es que Frechilla lo tenía todo a favor cuando a falta de 75 metros aspiraba incluso a la plata tras la inancanzable Guerrero. Sin embargo primero se vio superada por la experimentada Isabel Macías, algo que podía entrar dentro de la lógica, y luego pareció chocar contra un muro invisible a 15 metros de meta sufriendo un bloqueo en sus piernas que la llevó a verse superada por Romero para desolación propia y del público que la animaba sin cesar.

Bárbara Camblor peleó por su parte por la plata hasta los últimos 50 metros tras una salida rápida y con viento en la contra recta cuando sufrió algo tan cruel como tan habitual para un atleta como es quedar frenada cuando el ácido láctico inunda el sistema nervioso.

Tras un descanso de dos horas Camblor regresó a la pista dispuesta a alejar el fantasma del cuarto puesto y corrió con sus compañeras del Playa de Castellón el relevo largo haciendo la tercera posta y colgándose el oro que dulcificó en parte su cuarto puesto individual.

Momentos antes Estela García salía de Gijón con otra medalla bajo el brazo, en este caso la plata, tras ser segunda con el Valencia en el 4x100 tras el Barcelona.

Natacha Ngo, la pupila de Jaime Fernández, se quedó sin el premio que merecía de un bronce en los 400 vallas al abandonarle la fuerza en el tramo final y verse superada en la parrilla por once centésimas por Laura Sotomayor. Venció Maryía Roshchyn, a la que esperaba su compañero Bruno Hortelano con el que se fundió en un cariñoso abrazo.

Ngo, como Camblor, dobló prueba haciendo el último relevo y fue quinta con su equipo el Ría Ferrol en el 4x400.

El trío de ases anunciado la víspera se quedó en dúo con la baja inesperada del hombre del momento en el atletismo español, Bruno Hortelano. Los servicios médicos de la Federación Española habían decidido que el campeón de Europa de los 200 no saliera a competir para que una pequeña sobrecarga tras correr el viernes en Londres no se transformara en contractura y pusiera en peligro su concurso en Río. Así, el palentino Oscar Husillos se imponía al favorito Ángel David Rodríguez y Cristina Lara, sin Estela García en pista, hacía lo propio en el doble hectómetro femenino.

Quien parece ajena a todo contratiempo es esa veterana cántabra que responde al nombre de Ruth Beitia. Ayer conquistó su duodécimo título al aire libre. En España no tiene rival. Ganó con un único salto sobre 1,90. La gijonesa Cristina Palacios fue séptima con un mejor salto de 1,66.

El hispano cubano Orlando Ortega se quedó a dos centésimas del récord de los Campeonatos en la semifinal de 110 vallas y no lo perdonó en la final, para quedar a 5 centésimas de su récord nacional absoluto de 13.04 obtenido recientemente en Mónaco. En la semifinales cayó el universitario Iñigo Sarralde que se descoordinó en la penúltima valla y hubo de abandonar para evitar una caída.

El lanzamiento de martillo fue dominado como no podía ser de otra forma por la tarraconense Berta Castell. Dos asturianas tuvieron su dosis de protagonismo: Natalia Redondo y María Oliva Amores. La de Llanera finalizó sexta con un mejor lanzamiento de 54,63 que supone un nuevo récord de Asturias del que desposeía a la gijonesa Redondo, décima con 50,88.

El ochocentista gijonés Eduardo Suárez sufrió la velocidad de sus rivales en la recta de meta en una carrera que fue lenta en los primeros 400 metros, con un paso de más de 55 segundos, y que se acabó jugando al sprint que se llevó el salmantino Álvaro Arriba. El corredor que entrena Rionda fue séptimo con 1:51.89.

La discóbola de Carreño Aldara Álvarez lanzó el disco a 47,28 metros y terminó sexta en una prueba que venció la leonesa Sabina Asenjo.

Cuando hay pruebas combinadas es obligado recordar al desaparecido atleta asturiano Ismael González, que a buen seguro habría estado dándolo todo en Las Mestas. Los títulos fueron para Jorge Ureña y Andrea Medina.

La final de los 1.500 metros que hubiera sido seguida con pasión por los asturianos si hubiera estado en pista Carlos Alonso se la llevó en una carrera táctica y lenta el catalán Marc Alcalá ante pesos pesados como los medallistas continentales Mechaal o Fifa, en tanto Okutu ganó una longitud que resultó muy pobre (7,65) en uno de los dominios del añorado Yago Lamela.

El marchador Miguel Ángel López se convirtió en la estrella de la mañana. El campeón mundial de 20 kilómetros marcha se quedó a 10 segundo del récord mundial.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine