22 de agosto de 2016
22.08.2016

Zidane, "muy contento" con Asensio

22.08.2016 | 04:05

Marcelo cortando un peligroso contragolpe de la Real Sociedad en el minuto 83 de partido y con el Madrid dos goles arriba en el marcador resume lo que fue el conjunto blanco en su estreno liguero. Un equipo al que el talento se le supone pero al que Zidane ha querido añadir intensidad. El Madrid busca la Liga tras cuatro temporadas sin ganarla y para conseguirlo es necesario minimizar los despistes para evitar perder puntos que al final se puedan echar de menos.

El Madrid fue ayer un equipo aguerrido que tapó las bajas con la actitud de los jugadores que saltaron al campo. A los blancos les falta su líder, Cristiano Ronaldo, su delantero de referencia, Benzema, y jugadores tan importantes como Navas, Pepe y ayer también Modric, que cumplía un partido de sanción. Pero en su lugar cumplieron a la perfección unos sustitutos de lujo.

Puede que el más destacado de todos fuera Morata. El ariete fue un incordio para los guipuzcoanos. Creaba peligro con sus movimientos ofensivos y su presión en la salida de balón convertía en torpe y lento el ataque de la Real Sociedad. Un trabajo incansable al que le faltó la guinda de un gol que no dejó de buscar.

Al que no le faltó ese detalle fue a otra de las novedades del equipo y otro de los que salió muy bien parado de este inicio de Liga del Madrid. Marco Asensio salió de titular y se quedaron en el banquillo Isco y James. El joven mallorquín dio la sensación de llevar toda la vida siendo titular con los blancos. Un jugador que convierte cada balón en una oportunidad y que remató su gran partido con un golazo. Un control fabuloso a un pase largo de Varane que remató con una precisa vaselina ante la salida de Rulli. Una auténtica joya para hacer el segundo gol blanco.

El primero llegó cuando el partido no había hecho mas que comenzar. Un gran centro de Carvajal lo remató Bale de cabeza con potencia y colocación. El partido se le ponía de cara muy rápido a los de Zidane. Pero no cometieron errores pasados y no se dejaron llevar. Al contrario, la Real Sociedad apenas les inquietó. Los de San Sebastián no estuvieron finos, pero es que no es fácil cuando el Madrid se adelanta y cuenta en el centro del campo con jugadores como Casemiro y Kovacic: escasa aportación en ataque y mucha tranquilidad en la defensa.

Tan solo un error de Ramos al cuarto de hora y un mal pase de Casemiro a la media hora permitieron a la Real Sociedad sembrar algo de inquietud en el Madrid. Asensio aumentó la renta antes de que el equipo se fuera a vestuarios. Y en la continuación el guión cambió poco. El Madrid no bajó el pistón y la Real trató de subir un poco el nivel. Sin éxito. El partido entró en un querer y no poder de la Real Sociedad ante un Madrid que llevaba el partido a su antojo. Zidane lanzó un mensaje a los que se habían quedado en el banquillo. Entró primero Lucas Vázquez, después Isco y por último James. El encuentro lo remató un Bale que cubre la vacante de Ronaldo como líder de un Madrid que esta temporada no quiere dejar lugar a los despistes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine