23 de agosto de 2016
23.08.2016

Las claves del nuevo Madrid

El equipo de Zidane mostró su autoridad en Anoeta gracias al liderazgo de Bale y las aportaciones de Marco Asensio y Morata

23.08.2016 | 04:31
Los jugadores del Madrid celebran el primer gol de Gareth Bale en San Sebastián.

El Real Madrid comenzó la búsqueda del título liguero en Anoeta, en un estreno con victoria contundente ante la Real Sociedad (0-3), con claves como el liderazgo de Gareth Bale, el talento de Marco Asensio, la elección de un once difícil para Zinedine Zidane o el papel de Morata.

El liderazgo de Bale. Sin Cristiano, la responsabilidad recaía sobre el galés. Dio un paso en firme en la recta final del pasado curso y un recital de liderazgo en la Eurocopa que extendió con el Real Madrid. Tiene tomada la medida a Anoeta y dejó una exhibición física, con ataques peligrosos, remates y un esfuerzo defensivo que es clave para la línea de tres centrocampistas y laterales.

El talento de Marco Asensio. La palabra presión no parece entrar en el diccionario de Asensio. Con 20 años ha dejado detalles de estrella en sus dos partidos oficiales con el Madrid. Dejar en el banquillo a estrellas de la plantilla no aumentó su responsabilidad. Tras el golazo en la final de la Supercopa, definió con un gesto de mucha calidad el mano a mano que tuvo ante Rulli. Un gol de genio y una actuación que respalda la decisión tomada por Zidane. Es su "fichaje" del año.

Puerta a cero. Tan solo en un partido de pretemporada el Madrid había acabado sin encajar goles, frente al Bayern, y lo consiguió en el estreno liguero. Kiko Casilla respondió bien ante la baja de Keylor, quien no regresará hasta después del parón por partidos de selecciones. La defensa cometió errores en tres excesos de confianza, de Sergio Ramos, Varane y Marcelo, pero la portería estuvo bien sellada.

Difícil elección. Llegó a reconocer Zidane que le duele la cabeza cada vez que tiene que decidir un once. En esta ocasión, aunque las numerosas bajas, hasta seis, podían hacer más sencilla la elección, la papeleta la tenía Zidane en dos posiciones. Decidió por el sustituto natural de Modric, su compatriota Kovacic antes que Isco, y sorprendió con Asensio en banda, por delante de Lucas Vázquez y James Rodríguez. Demostró el técnico francés que no se casa con nadie.

La aportación de Morata. Con Bale como único representante de la BBC, apareció un nuevo inquilino Morata, al que sólo le faltó el gol. Inició la presión al rival, se dejó caer a las bandas para generar peligro en acciones individuales y jugó bien de espaldas para asociarse.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine