24 de agosto de 2016
24.08.2016

Asturias da seguridad

Ocho motoristas asturianos de la Guardia Civil participan en el dispositivo de la ronda española

24.08.2016 | 16:12
Seis de los guardias civiles asturianos en la Vuelta. De izquierda a derecha, José Antonio García, Coque García, Manu Valdés, Iván Lago, Marcos Knauth y Fernando Núñez.

La Vuelta Ciclista a España moviliza cada día a unas 2.000 personas entre deportistas, prensa, organización, patrocinadores, etc. Un dispositivo formado por Guardia Civil y Policía Nacional, es el encargado de velar por la seguridad de la carrera.

El despliegue de la Guardia Civil está compuesto por una Unidad de Movilidad y Seguridad Vial al frente de la cual está el Comandante Rafael Ordóñez que tiene a su mando a 128 agentes de los cuales 79 pertenecen a la Agrupación de Tráfico y 58 de ellos son motoristas. El dispositivo lo complementan la Agrupación Rural de Seguridad, los conocidos como antidisturbios, además de telecomunicaciones, mecánicos y aparatos especiales, que completan el grupo logístico. Un helicóptero de la Guardia Civil también vigila desde el cielo, al mando de la tripulación de este aparato se encuentra la Capitán Rebeca Maestre.

Este año son ocho los motoristas asturianos que se encuentran en La Vuelta. El Teniente Juan Aguilera nos explica cómo se lleva a cabo el proceso de selección. "Los motoristas se presentan voluntariamente, pero tienen que cumplir con ciertos requisitos. En primer lugar tienen que llevar como mínimo 3 años en la Agrupación de Tráfico y haber hecho el año anterior como mínimo 6.000 kilómetros en moto. Luego empezamos con las pruebas, que son: habilidad y destreza, consistente sobre todo en giros circulación a muy baja velocidad y todas esas cosas que van a tener mucha relación con el desarrollo de la prueba. Posteriormente, en la academia de tráfico, tienen que superar otra prueba de circulación para comprobar su fiabilidad, confianza, el estilo y la elegancia en la conducción", explica Aguilera.

También se les exige tener un conocimiento exhaustivo del Reglamento General de Circulación y más concretamente en el apartado que regula este tipo de pruebas deportivas. Finalmente deben superar una entrevista personal para poder integrar el dispositivo, que se renueva por tercios cada año.

Los motoristas se ocupan de que al paso de la caravana ciclista esté todo el trafico detenido y fuera de la calzada y este trabajo lo hacen en varios grupos. Las banderas amarillas, que va por delante deteniendo y sacando los vehículos de la carretera; las rojas, al paso de las cuales ya debe de estar la carretera completamente libre, que escoltan a los vehículos y corredores hasta el paso de la bandera verde, que viaja por detrás de la serpiente multicolor, reabriendo el tráfico tras su paso.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine