29 de agosto de 2016
29.08.2016
Tenis

Pablo Carreño, en la rampa de lanzamiento

El gijonés, agradecido a los que le ayudaron en su carrera, afronta el Abierto de Estados Unidos tras ganar el primer torneo ATP

29.08.2016 | 04:28
Pablo Carreño, con el trofeo de campeón de Winston-Salem.

"Gracias a los que estáis ahí siempre, a los que me ayudáis cada día a llegar a donde estoy llegando". Esta entrada en su cuenta de Twitter refleja muy bien el talante de Pablo Carreño, que unas horas después de ganar su primer título ATP, el de Winston-Salem, se acordó de todos los que le han apoyado en su carrera deportiva. A la tercer fue la vencida y, después de las derrotas en las finales sobre tierra batida de Estoril y São Paulo, el gijonés pudo con Roberto Bautista en tres apretados sets: 6-7 (6), 7-6 (1) y 6-4, después de más de dos horas y media.

Ayer, ya en Nueva York para afrontar el Abierto de Estados Unidos, el tenista asturiano insistía en su discurso sin estridencias. "Este título es una recompensa al trabajo que estamos haciendo este año", declaró Carreño a LA NUEVA ESPAÑA, en referencia a la nueva etapa que abrió a principios de temporada con el cambio de entrenador. Acabó su relación con Javier Duarte para ponerse en manos de Samuel López y César Fábregas, dos técnicos que forman parte de la Academia de Juan Carlos Ferrero.

Ya en marzo, tras perder la final del torneo de São Paulo frente al uruguayo Pablo Cuevas, Carreño advertía de que iba por el camino correcto: "He cambiado un poco mi mentalidad. Estoy siendo más agresivo en la pista e intento dominar todo el tiempo". En su séptimo año como profesional, el gijonés ha logrado una regularidad que le ha permitido mantenerse entre los 50 primeros del ranking ATP. Con los puntos sumados la pasada semana en Winston-Salem, hoy rondará el "top-30".

"Estoy disfrutando este momento", confesó Pablo Carreño minutos después de derrotar a Roberto Bautista. El gijonés, a base de constancia y buen juego, superó momentos muy complicados en la final de Winston-Salem. Ahora afronta un nuevo reto en uno de los cuatro torneos del Grand Slam, el Abierto de Estados Unidos, en el que empezará midiéndose contra un jugador procedente de la fase previa. "Hay que seguir por este camino, trabajando duro para seguir creciendo", añadió Carreño. Y añadió: "La sensación es increíble. Para batir a Roberto tienes que luchar porque es un rival muy duro. Es español, como yo, y no es fácil competir contra otro jugador español", concluyó el tenista gijonés.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine