19 de mayo de 2017
19.05.2017

El equipo se blinda para no dar pistas al Cristo Atlético

El partidillo, en el que no estuvo Marcos Torres, fue a puerta cerrada

19.05.2017 | 01:58

Marcos Torres tuvo que retirarse ayer del partidillo que el Real Avilés realiza habitualmente los jueves. El jugador sintió molestias en el cuádriceps y es duda para el encuentro del domingo, el que abre el play-off de ascenso ante el Cristo Atlético. "Hay que esperar a ver como está mañana, pero es un músculo con el que es imposible tener cuidado cuando juegas al fútbol", señaló Parreño, preocupado. Tampoco estuvo en la sesión Seger, con molestias en la rodilla.

El Real Avilés no quiere dar pistas al Cristo Atlético, su primer rival en la fase y el partidillo se jugó ayer a puerta cerrada. La sesión en Miranda comenzó con normalidad: calentamiento, ejercicios de situaciones de juego... pero llegado el momento de la estrategia, el ayudante del técnico Paco Parreño, Blas García, solicitó la salida del campo de todas las personas ajenas al equipo. El técnico es consciente de que ahora llegan los partidos clave de la temporada y, por tanto, quiere cuidar al máximo la preparación. Hoy, la plantilla se ejercitará en Los Balagares para luego disfrutar de una sesión en el spa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine