31 de agosto de 2017
31.08.2017
DEPORTES
Fútbol

Hasta que llegó su hora

El Avilés, que aguantó en el primer tiempo de Las Gaunas, cayó eliminado de la Copa del Rey por un Logroñés en racha

31.08.2017 | 09:12
Alexis trata de controlar un balón rodeado de contrarios.

El Avilés aguantó hasta que se lo permitió su corta preparación física y la falta de rodaje. Los jóvenes jugadores blanquiazules despacharon un buen primer tiempo, marcado por el discutible penalti que adelantó a los riojanos y dio tranquilidad a un equipo que demotró ser de superior categoría. En la segunda parte, jugada bajo una intensa lluvia, los locales impusieron su fuerza y fueron poniendo tierra de por medio en el marcador ante un Avilés muy comprometido que se negó a tirar la toalla.

La UD Logroñés ha sumado seis puntos en dos partidos que han ilusionado a la ciudad como hacía tiempo que no sucedía. Por eso las perspectivas del Avilés, con cinco juveniles en la convocatoria, no eran las mejores. Desde el arranque se acusaron las diferencias y eso que el Logroñés no resultó ese equipo espectacular que está convenciendo en el comienzo liguero.

Tampoco le hizo falta para superar a un Avilés consciente de sus limitaciones, anárquico por momentos, y que en el ecuador de la primera mitad comprobó que la misión del triunfo era muy complicada, tras un penalti transformado por Rayco. Un gol que desmoralizó a un Avilés que se pudo encontrar, de seguido, con otro tanto en contra. Por suerte, Lucas Anacker despejó el tiro de Germán Sáenz y Marcos André, de chilena, abusó de potencia para lanzarla a la grada con la portería vacía.

Sin brillantez, la UDL dominaba ante un Avilés combativo que apelaba al orden en defensa y al desorden en ataque para incomodar a un rival tranquilo al que le costaba hilvanar jugadas de peligro. La segunda mitad ya fue harina de otro costal. Tuvo Rayco el 2-0 a los 50 segundos del segundo tiempo, pero el poste dio algo de vida a los de Iván Palacios. Poco más porque primero Borja Gómez hacía lucirse a Lucas y a continuación Ñoño sentenciaba la contienda.

Fue como si se hubiera abierto la veda porque la UDL comenzó a tener grandes oportunidades: un tiro a bocajarro de Marcos André, una formidable intervención de Lucas a tiro de Paredes, a un cabezazo de Espina, a una acción de Germán Sáenz... Hasta que Ramiro, a la salida de un córner, pudo superar al portero asturiano.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine