31 de agosto de 2017
31.08.2017

De vuelta a casa

El Langreo se ejercita de nuevo en un remodelado Ganzábal, en una sesión de más de dos horas marcada por la lluvia

31.08.2017 | 03:32
César Suárez controla el balón durante el entrenamiento de ayer en Ganzábal.

Bajo una intensa lluvia y durante más de dos horas de sesión, el Langreo volvió a su hogar. Ganzábal abría sus puertas para recibir al conjunto azulgrana después de tres meses. Lo hizo con la cara cambiada, con un césped artificial nuevo y de última generación -homologado por la UEFA- y con unos jugadores y cuerpo técnico que lucían una sonrisa equiparable a la de unos niños estrenando zapatos nuevos.

La remodelación de Ganzábal no ha concluido. Tampoco lo hará para el domingo, cuando el Ceares llegue a las seis de la tarde para estrenar el nuevo césped en un encuentro oficial. Los banquillos han desaparecido de Ganzábal a la espera de la instalación de unos nuevos, soterrados. Estos banquillos no estarán listos para el duelo ante los gijoneses, por lo que será acotada una zona en la grada para que los suplentes puedan sentarse. Además, la intención del Ayuntamiento de Langreo es la de completar la remodelación del estadio con un nuevo marcador.

Las reacciones de los integrantes del Langreo no se han hecho esperar. El técnico, Hernán Pérez, aseguraba que "las impresiones son fantásticas, no hay más que ver la predisposición de los jugadores entrenandose". El preparador aseguraba que "en los dos años que llevamos entrenandonos aquí siempre lo hicieron muy bien pero hoy (por ayer) hay una ilusión renovada, el balón va rápido, no hay botes, la gente puede ir al suelo y si te cae no te llevas una quemadura".

El nuevo césped de Ganzábal ayudará, además, a prevenir las lesiones. Hernán considera que "a la hora de entrenarse también se nota, ya que antes los jugadores sufrían mucho al jugar en una superficie muy dura". Tras un control exhaustivo de las obras por parte del cuerpo técnico, se ha instalado una capa que permite una mejor amortiguación. "Eso lo perciben las rodillas, los tobillos, la cadera, y permite que los jugadores vayan a un ritmo mayor". El preparador destaca que "seguiremos trabajando en la prevención de lesiones, pero el nuevo césped artificial de Ganzábal nos va a ayudar a reducirlas respecto a la pasada temporada.". Además, Hernán Pérez quiso felicitar al Ayuntamiento y a la empresa que ha llevado a cabo las obras, El campo no podría estar mejor; vamos a tratar de disfrutarlo y sacarle ventajas". Los jugadores también destacaron el buen acabado de las obras. Para Álvaro Cuello, el nuevo césped "mejora con creces al del año pasado", mientras que Castiello admite que "es increíble, el cambio se nota una barbaridad".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine