Profesores cibernéticos

Isabel Barrio, de Dicampus, imparte cursos formativos por internet que diseña a medida para las empresas

07.04.2008 | 00:00
Isabel Barrio, en las instalaciones de Dicampus en Gijón. Isabel Barrio, en las instalaciones de Dicampus en Gijón.

Gijón, José Luis SALINAS

Como los sastres con los trajes, los cursos formativos en el sector de las nuevas tecnologías también se hacen a la medida. La alta demanda de profesionales ha obligado a reciclar a trabajadores con otros perfiles y a agudizar el ingenio de los empresarios. Éste es el escenario en el que se mueve Isabel Barrio, directora general de Dicampus. La compañía gijonesa está especializada en «e-learning», es decir, cursos formativos en la red dirigidos especialmente al sector tecnológico. «Hay que aprovechar todas las herramientas que nos da el ordenador para formar al personal», asegura. Los propios empresarios son los encargados de decidir qué curso quieren para formar a sus futuros trabajadores en las áreas que más necesidad de personal tienen, el trabajo de Dicampus es ponerlo en práctica. Barrio lo tiene muy claro: «El valor de una empresa está en su personal».


«Asturias presenta un gran crecimiento empresarial, pero tiene un déficit en recursos humanos formados. Y no sólo informáticos, también en comerciales y en habilidades directivas». La empresa también ofrece formación presencial en sus instalaciones de Gijón. La demanda de cursos ha subido como la espuma durante los últimos meses. Como reflejo de esta situación queda la ampliación de plantilla que ha tenido que llevar a cabo la compañía. «En marzo del pasado año, cuando me incorporé como directora general, había 8 empleados, ahora tenemos 25». El perfil de los trabajadores de la compañía es muy variado. Pedagogos o psicólogos se mezclan en la oficina con informáticos, programadores o ilustradores que desarrollan los contenidos de los ejercicios.


Las instalaciones que la compañía tiene en Gijón ya se están quedando cortas. Tan pequeñas que Barrio ya piensa en ampliaciones, y no sólo en Asturias, sino en otros países. La empresa iniciará en unas semanas un proyecto de internacionalización hacia América Latina, concretamente México y Chile. «Haremos un primer acercamiento, aunque no será demasiado difícil entrar en esos mercados, ya que nuestros cursos no requerirán traducción».


Lo primero que llama la atención a los estudiantes que acuden a las instalaciones de Dicampus es que la mayoría de los rostros que se encuentran son femeninos. De hecho, 23 de los 25 trabajadores de la compañía son mujeres. «No es algo muy habitual, estamos en un sector muy masculinizado, lo cual no entiendo, ya que las mujeres somos igual de competentes», afirma Barrio. La empresaria enumera como una de las principales ventajas de trabajar en este sector la conciliación. «Hay muchas mujeres con cargas familiares dentro de la organización, para ellas tenemos reducción de jornada y la posibilidad de que puedan trabajar desde casa». Aunque en ocasiones el trabajo se impone a la familia. Precisamente, Barrio suele contar siempre la misma historia. «El mismo día que iba a dar a luz a mi hija tenía que entregar un trabajo que era relamente importante, y vine a la oficina con contracciones. Por mi personalidad acabé el trabajo, lo entregué y me fui a Cabueñes».


A la empresaria le gusta hablar de las grandes posibilidades formativas que ofrece el «e-learning». «Esta tecnología permite estudiar en cualquier momento y desde cualquier sitio. Además, en el ordenador quedan registrados los tiempos de estudio y los resultados de los test que hacen los alumnos». Y también aporta datos: «Durante el pasado año formamos a 20.000 alumnos en toda España, que haciendo un símil sería como tener 50 aulas con 20 estudiantes llenas durante todo el año». En la parte presencial fueron 200 las personas que se formaron en Dicampus durante el pasado año.


Los empresarios del sector ya indicaron que uno de los problemas estratégicos a los que se enfrenta el sector es la falta de personal. Barrio asegura que esta situación está originando «tensión en las empresas». La empresaria considera que «hay que hacer una reflexión para desarrollar un plan estratégico del sector de las nuevas tecnologías de la comunicación y la información (TIC) que incluya la reorientación de los perfiles profesionales de titulaciones que no sean sólo informáticos, para paliar el déficit de trabajadores». Barrio asegura que, además de los informáticos, otro de los perfiles muy difíciles de encontrar es el de comercial. «Deben tener tanto habilidades para vender como conocimientos sobre el sector».


Entre el conglomerado de cursos que diseña anualmente Dicampus, Barrio afirma que hay uno al que le tiene especial cariño. El cliente era la Junta de Extremadura. «Estaba dirigido a personas con discapacidad y tenía dos líneas: la primera consistía en darles la formación necesaria para que pudieran ser empleados de una oficina en la empresa privada y la otra estaba orientada a preparar a los estudiantes para oposiciones administrativas.


El plan de futuro de la compañía es el de crear una plataforma aprovechando la nueva tecnología 2.0, redes sociales en las que los usuarios pueden subir los contenidos al estilo de Youtube, para conseguir una mayor interactividad entre alumno y profesor. El proyecto estará en las próximas semanas. Aunque como anticipo la compañía lo presentó ya este fin de semana en una feria educativa en Barcelona.
Isabel Barrio
Isabel Barrio es la directora general de la compañía gijonesa Dicampus, especializada en formación a través de internet. La asturiana es licenciada en Biología, aunque, según indica, no conseguí encontrar trabajo en mi especialidad, por lo que comencé a estudiar informática y me incorporé al capital social de Dicampus. La empresa tiene socios por toda España para que distribuyan sus cursos. Barrio ya planea la expansión internacional de la compañía.

noticias de La Nueva EspañaMapa web
Otras webs del Grupo Editorial Prensa Ibérica
La Nueva España