Rebajas Autónomos
La campaña de la renta
 

Un olvido «Padre»

Los usuarios advierten problemas en el programa del IRPF para acceder a la deducción por vivienda comprada antes de 2006

27.05.2008 | 00:00
Pedro Solbes.
Pedro Solbes.

Oviedo

La casilla 737. Ojo, que olvidarse de rellenar esta casilla de la declaración de la renta puede hacer perder al contribuyente una deducción fiscal de 450 euros. El diseño del programa «Padre», el instrumento informático para elaborar la declaración del IRPF, está induciendo a algunos contribuyentes a olvidarse de solicitar una compensación por el cambio legislativo que introdujo el gobierno en lo referente a la deducción por la adquisición de vivienda antes del 20 de enero de 2006.


Para aquellas hipotecas que cubran la mitad o más del coste del piso, el Ejecutivo ha reducido al 15% la deducción posible por la compra de vivienda. Sin embargo, anteriormente, esa deducción llegaba al 25% para la mitad del máximo que se puede deducir (9.105 euros) en los dos primeros años desde la compra y del 20% de esa misma cantidad en los dos años siguientes a la adquisición. No obstante, y para no perjudicar a aquellos que compraron su vivienda antes de este cambio legislativo, la Administración contempla una compensación.


El problema, según critican usuarios del programa «Padre», es que la advertencia que hace el programa informático no resulta suficientemente clara y, en ocasiones, induce a que el usuario pase por alto un detalle que puede hacerle perder una deducción que puede llegar, en el mejor de los casos, a 450 euros.


Otra de las novedades fiscales que está ocasionando quebraderos de cabeza, en este caso a los departamentos de administración de distintas empresas, es la forma de aplicar las retenciones de los 400 euros. El director general de la Agencia Tributaria, Luis Pedroche, ha anunciado que las empresas y otros agentes retenedores contarán desde mañana, miércoles, con el nuevo programa de retenciones en el que se incluyen los nuevos cálculos para efectuar esta devolución a asalariados, autónomos y pensionistas.


Los 400 euros se notarán en un incremento de la nómina mensual que se cobrará a finales de junio o principios de julio. Ese mes los beneficiarios cobrarán 200 euros más, al bajar las retenciones. Es la cantidad correspondiente a los seis primeros meses del año. El resto de meses, y hasta llegar a los 200 euros que faltan, se cobrarán de forma proporcional a lo largo de la segunda mitad del presente año y durante todo el 2009, a razón de 33 euros al mes aproximadamente.


Hacienda colgará en su página web el nuevo programa de retenciones, así como una nota con toda la información necesaria sobre cómo calcular esas retenciones. Las organizaciones profesionales podrán solicitar todas las aclaraciones que consideren oportunas a lo largo de los próximos 15 días.


Los beneficiarios de esta retención de los 400 euros son todos los asalariados, pensionistas o autónomos que tributen en el IRPF al menos por esa cantidad. En caso de que la retención actual no sea suficiente, la ayuda se aplicará el próximo año al efectuar la declaración de este impuesto.

Los trabajadores autónomos también pueden beneficiarse de la rebaja de los 400 euros. Para recuperar esa cantidad, los empleados deberán rebajar 200 euros en el pago que hayan de efectuar en julio. Para llegar a la cantidad total, tendrán que deducir 100 euros en las retenciones a pagar en octubre y la misma cantidad en las que habrán de hacer en enero. El mismo procedimiento seguirán a lo largo de todo 2009.


El resto


Los asalariados y pensionistas cobrará en las nóminas correspondientes a junio una cantidad de 200 euros a consecuencia de la reducción de las retenciones. Esta cantidad es la suma correspondiente a los primeros seis meses del año, pues la medida tiene carácter retroactivo. El resto de los meses sus sueldos se incrementarán en torno a 33 euros al mes. Lo mismo ocurrirá durante todos los meses del próximo año 2009.

IBEX- 35

Enlaces recomendados: Premios Cine