Estimación para 2009

Las remesas caerán un 7,3 %

El Banco Mundial prevé que el impacto de la crisis económica será mayor del esperado en el envío de remesas a países en vía de desarrollo

13.07.2009 | 21:48

Este organismo financiero multilateral ha revisado a la baja sus cálculos anteriores, que apuntaban a una disminución del 5 por ciento en el flujo de remesas hacia países en desarrollo, más de dos décimas por encima de los nuevos pronósticos difundidos hoy por el economista jefe del Grupo de Perspectivas para el Desarrollo, Dilip Ratha.

Este pronóstico más pesimista del BM está en línea con la revisión a la baja que efectuó en junio sobre las perspectivas de la economía mundial, que, calcula, se contraerá un 2,9 por ciento este año.

Las remesas registraron un crecimiento sustancial en 2007 y la primera mitad de 2008 hasta que en el último trimestre del año pasado comenzaron a disminuir como consecuencia del deterioro de la economía y el mercado laboral en países con muchos inmigrantes.

En 2008 el volumen de remesas alcanzaba, tras crecer un 14,8 por ciento, un total de 328.000 millones de dólares, mientras que este año sumarán, en el mejor de los casos, 304.000 millones, un 7,3 por ciento menos.

En el peor de los escenarios el flujo de remesas caerá un 10,1 por ciento, hasta 295.000 millones de dólares. Pese a estos augurios negativos para este año, el BM ve una "posible recuperación" en 2010 y 2011.

De hecho, el organismo financiero calcula que el próximo año las remesas volverán a registrar un crecimiento del 2,9 por ciento hasta sumar 313.000 millones de dólares, pero advierte de la posibilidad de que la recuperación sea más lenta dependiendo de la economía global. En ese hipotético caso, los países en vías de desarrollo experimentarían una contracción del 0,3%.

Por regiones, América Latina y el Caribe, que el año pasado recibieron un 2,1% más en remesas (64.000 millones de dólares) que en 2007, ha notado especialmente el efecto de la crisis por su estrecha relación con EEUU, que además es destino de muchos inmigrantes de esa zona.

En la primera mitad de 2009 observó un fuerte declive en el flujo de remesas, de manera que este año sufrirá una caída del 6,9 por ciento, hasta 60.000 millones de dólares, en el mejor de los casos y en el peor una bajada del 9,4 por ciento, hasta sumar 58.000 millones.

El próximo año, sin embargo, el BM prevé una ligera recuperación, con un crecimiento del 1 por ciento en el supuesto más favorable, y un descenso del 2 por ciento en el más conservador.

México -con 26.300 millones de dólares es tercer país que más remesas recibe, por detrás de India (52.000 millones) y China (40.600 millones)- comenzó a registrar un descenso a principios de 2008, según el BM, que pronostica una caída del 7 por ciento este año.

El volumen de remesas comenzó a caer en otros países de América Latina en la primera mitad de 2009, con cifras de crecimiento negativas hasta el momento del 7 por ciento en República Dominicana, del 10 por ciento en El Salvador, del 10 por ciento en Guatemala y del 8 por ciento en Honduras.

Frente a las caídas significativas en esa región del mundo, el flujo de remesas hacia Asia del Sur y del Este sigue siendo fuerte, aunque también registrará una caída en 2009, según el BM.

Pese a la evolución negativa que experimentarán las remesas en 2009, el flujo de dinero que los inmigrantes envían será cada vez más importante como fuente de financiación externa en muchos países, de acuerdo con Ratha.

Ratha destaca sobre todo el peligro de que la crisis dure más tiempo y sea más profunda de lo previsto, pero también apunta al riesgo de que un mayor proteccionismo lleve a medidas migratorias más estrictas que perjudiquen en última instancia el mercado laboral y como consecuencia el flujo de inmigrantes.

IBEX- 35

Enlaces recomendados: Premios Cine