La montaña rusa bursátil

Banca Tres de los grandes bancos españoles subieron más del 20% y las órdenes de compra colapsaron el mercado en su apertura
Prima de riesgo La rentabilidad del bono español cae a menos de cien puntos del alemán y el seguro de impago de deuda se reduce el 30%

11.05.2010 | 10:03

Oviedo, Javier CUARTAS

La espectacular recuperación ayer de los mercados bursátiles obedeció a tres factores capitales: el plan gigantesco de intervención pactado por FMI, BCE y UE para blindar al euro y a sus países, lo que actuó de bálsamo contra el pánico de una semana de vértigo vendedor y alentó la euforia compradora; el gran descuento con que cotizaban las acciones tras el ataque de nervios y el catastrofismo de la semana precedente, y la trampa en que se vieron atrapados los especuladores que habían apostado a la baja a la espera de recomprar mucho más baratas acciones vendidas en los últimos días y a los que la corriente alcista desde primera hora les obligó a acaparar títulos para no incurrir en mayores pérdidas de las que han tenido que asumir al cambiar la tendencia del mercado de venta generalizada a compra masiva. A ello se suma que los mercados siempre sobrerreaccionan: cuando caen y cuando suben. Todo este fulgor alcista se vivió de forma más intensa en España por tres factores: había sido la Bolsa más castigada y por ello tenía más margen de recuperación; la española es una de las economías que más ataques había sufrido por los depredadores y que ahora queda blindada por el mecanismo de rescate; y además es una Bolsa habitualmente muy volátil. Sube más que el resto en época de bonanza y se derrumba más en tiempo de pesimismo. Y ello por razones estructurales: el 85% de su capitalización depende de apenas de media docena de valores y el 89% de su capital está en manos de inversores extranjeros. Por eso no se deben extremar los juicios cuando lidera las subidas pero tampoco cuando encabeza las caídas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine