El ajuste en el mayor fabricante mundial de refrescos

El Principado redobla el pulso con Coca-Cola y llama al boicot contra el cierre de Colloto

Los trabajadores de Asturbega seguían debatiendo anoche, en una tensa asamblea, la estrategia a seguir ante el ERE planteado por la empresa

08.03.2014 | 02:05

El Gobierno de Asturias redobló ayer su repulsa a la pretensión de Coca-Cola de cerrar su fábrica de Colloto (Siero) y, en un incremento de la tensión dialéctica, su consejero de Economía y Empleo, Graciano Torre, hizo un llamamiento más nítido que cualquiera de los precedentes al boicot por parte de los asturianos a las marcas de la multinacional.

"No es comprensible que una empresa que ha ganado y sigue ganando dinero cierre una fábrica para ganar aún más dinero, y tampoco es comprensible que los consumidores ayudemos a perpetrar esa barbaridad consumiendo sus productos y permitiéndole así lograr más beneficios", afirmó, con gran contundencia y evidente enfado con la multinacional, el consejero Graciano Torre.

La tensión también es alta entre los trabajadores de las plantas envasadoras de Coca-Cola que están amenazadas de cierre. En la de Colloto, los trabajadores continuaban anoche una asamblea en la que, con gran viveza en los debates, se estaba dirimiendo la estrategia que seguirán en los días que restan hasta que el jueves venza el plazo otorgado por el envasador único en España (la nueva sociedad Coca-Cola Iberian Partners) para que cada empleado afectado por las clausuras fabriles opte de forma individual y bilateral con la compañía por cualquiera de las alternativas que la empresa les concede: las prejubilaciones para los que puedan acogerse a ellas, los traslados a las factorías de La Coruña y de Bilbao, las bajas voluntarias indemnizadas y, en cuarto lugar, y de no alcanzarse la reducción de empleo prevista, los despidos.

Fue en este contexto en el que el consejero de Economía de Asturias, Graciano Torre, se sumó ayer al boicot contra los productos de la multinacional estadounidense Coca-Cola, al afirmar que no se puede consentir que una empresa "que gana dinero cierre una planta para ganar más dinero". Torre lo dijo en los momentos previos al inicio en Gijón del X Congreso regional de - sindicato USO. El consejero sostuvo que los planes de Coca-Cola para Asturias (cierre de la factoría y cese de su actividad industrial y mantenimiento de un almacén) son "una atrocidad" y expresó su esperanza de que "los consumidores no ayuden a perpetrarlo" consumiendo productos de la multinacional.

De esta forma, el Ejecutivo asturiano sube un peldaño más en su estrategia de rechazo a la clausura de la planta y en apoyo a los trabajadores de Colloto. El mes pasado, el Gobierno autonómico renunció al patrocinio de la multinacional para algunos acontecimientos deportivos y el consejero Torre llegó a expresar su deseo de que, si Coca-Cola perpetra la clausura de la factoría de envasado de Colloto, "la marca sufra lo que tenga que sufrir". Esta misma pretensión también se la manifestó a directivos de Coca- Cola con los que se entrevistó.

La asamblea de trabajadores de Asturbega (la filial de Coca-Cola Iberian Partners propietaria de la fábrica de Siero) estaba siendo anoche muy intensa. Varios participantes expresaron desde el interior de la reunión que las intervenciones estaban siendo muy vivas y, de su testimonio, se dedujo que había posiciones diferenciadas.

El comité de la fábrica convocó el cónclave para que los trabajadores recibieran información de primera mano de los sindicatos mayoritarios (UGT y CC OO) sobre la situación del expediente de regulación de empleo (ERE) que tramita la empresa y que supondrá el cierre de las plantas de Colloto, Fuenlabarada, Alicante y Palma de Mallorca. Al parecer, un sector de la plantilla pretendía proponer el cese -al menos temporal- de la huelga para que los trabajadores puedan madurar con serenidad la decisión que cada uno vaya a tomar. Los sindicatos mayoritarios volvieron a reiterar en las últimas horas que, cualesquiera que sean las decisiones que tomen los trabajadores, impugnarán el ERE en los tribunales. Algunos sindicatos defienden intensificar la presión laboral contra la empresa con nuevas iniciativas y movilizaciones. Se habla de paros de dos horas en todas las fábricas y nuevas concentraciones en Madrid. El comité de la fábrica de Palma de Mallorca denunció a la empresa por contratar a eventuales durante la huelga de la factoría. El de Alicante hizo una denuncia similar anteayer contra la fábrica de Valencia.

Enlaces recomendados: Premios Cine