Fundiciones Infiesta supera el concurso tras el pacto con sus acreedores

La empresa, que fabrica piezas para la industria asturiana y vasca, logra un doble convenio

01.10.2015 | 02:28

La compañía gijonesa Fundiciones Infiesta, con 116 años de historia, ha superado el proceso concursal y podrá normalizar la gestión en manos de sus administradores tras alcanzar un doble convenio con sus acreedores, pendiente ahora sólo de la formalidad de la sentencia judicial confirmatoria.

Con 6 millones de deuda, la compañía, con 35 empleos, carga de trabajo y pedidos, facturación al alza y flujo de casa positivo, dependía del convenio de acreedores para remontar vuelo. El acuerdo ha sido triple. Por un lado, se llegó a un acuerdo con la Agencia Tributaria mediante el abono anticipado por los socios del 40% de la deuda privilegiada contraída con el fisco y compromiso de abonar el resto en cuatro años. A su vez, Hacienda, en la parte de deuda ordinaria, se sumó al acuerdo con el resto de los acreedores ordinarios, consistente en una quita del 60%, aplazamiento de pago de diez años, de los que dos serán de carencia, durante los que se pagará a acreedores privilegiados.

Los dos convenios de acreedores que fue preciso alcanzar lograron el respaldo, respectivamente, del 67% y del 72%, en ambos casos por encima del mínimo exigido (65%). El administrador concursal de la compañía, Álvaro López de Castro, expresó su satisfacción por la "gran colaboración habida entre la empresa y la administración concursal y el respaldo de los acreedores" para garantizar la continuidad de una compañía de larga tradición, muy especializada y considerada viable.

Infiesta, compañía nacida bajo otra razón social en 1891, es la única empresa asturiana especializada en fundición gris y nodular. Además de suministrar a algunas multinacionales implantadas en Asturias, vende fuera de la región (fundamentalmente piezas para empresas guipuzcoanas de máquina-herramienta) el 60% de su producción.

La compañía suspendió pagos en 2014 como consecuencia del doble efecto de la prolongación de la crisis económica que estalló en 2008 y del endeudamiento en el que había incurrido la sociedad cuando en 2007 (un año antes de la recesión internacional) invirtió 12 millones de euros en su nueva planta de Somonte (Gijón y que se financió con 6 millones aportados por los socios y 6 millones con créditos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

IBEX- 35

Enlaces recomendados: Premios Cine