Las ofertas electorales ante el 20-D

El PSOE plantea un tipo mínimo común para que los herederos tributen en todo el país

El programa socialista propone frenar también la dispersión regional en el impuesto de patrimonio y que la gran empresa pague al menos el 15%

23.10.2015 | 02:20

El PSOE presentó ayer una oferta de reforma fiscal con la que prevé incrementar la recaudación en 25.000 millones. Si gana las elecciones del 20 de diciembre, el partido que encabeza Pedro Sánchez promete establecer un tipo mínimo común en todo el territorio nacional para cortar la práctica desaparición en varias regiones del impuesto de sucesiones. Los socialistas proponen una medida análoga para el tributo de patrimonio.

Los socialistas hablan de frenar la competencia fiscal autonomías, en línea con las posiciones que en Asturias defiende el Gobierno de Javier Fernández. La carga tributaria sobre los herederos y los patrimonios está marcada por una gran dispersión autonómica que estimula la deslocalización de contribuyentes acaudalados y también de empresas.

Asturias es uno de los territorios donde es más alta la presión fiscal sobre quienes heredan por encima de 150.000 euros. El Principado aplica también uno de los impuestos de patrimonio más elevados para los contribuyentes con bases imponibles superiores a 700.000 euros. En regiones como Madrid, no se paga por patrimonio y apenas el impuesto de sucesiones. Según la propuesta socialista, las autonomías quedarían obligadas a cobrar como poco el tipo mínimo y conservarían las atribuciones para fijar otros superiores.

Los socialistas también plantean una revisión "a fondo" del impuesto de sociedades que incluya una tributación mínima del 15% para las grandes empresas. Ahora, aunque el tipo nominal es del 25%, el tipo efectivo de los grupos consolidados apenas pasa del 6%. El sindicatos de técnicos de Hacienda Gestha señaló ayer que esa medida permitiría recaudar más de 7.000 millones.

El PSOE pretende asimismo crear un nuevo impuesto para las empresas defraudadoras, una tasa que gravaría con un tipo del 35% los beneficios que esas compañías "sustraigan" del control tributario mediante "esquemas de planificación fiscal agresiva".

El programa, coordinado por el exministro Jordi Sevilla, prevé una rebaja al 10% del llamado IVA cultural y crear varios impuestos medioambientales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

IBEX- 35

Enlaces recomendados: Premios Cine