Lne.es »

Expertos de grandes despachos fiscales piden que se iguale el tributo de sucesiones

La Fundación Impuestos y Competitividad destaca las diferencias entre regiones como Asturias y Cantabria y plantea límites

24.11.2015 | 01:35

La Fundación Impuestos y Competitividad, que reúne a buena parte de los grandes despachos fiscales con actividad en España, propone "armonizar" el impuesto de sucesiones para evitar las fuertes diferencias que hay entre regiones, con Asturias entre las comunidades donde los herederos pagan más. Los expertos de la Fundación también solicitan la supresión del impuesto de patrimonio.

En vísperas electorales ha salido a la luz "Propuestas para la reforma de los impuestos sobre el patrimonio y sobre sucesiones y donaciones en España", una obra editada por la Fundación Impuestos y Competitividad cuyos patronos son buena parte de los grandes despachos fiscales: Deloitte, Baker&McKenzie, Garrigues, Uría Menéndez, Cuatrecasas, KPMG, EY Abogados y PwC. El grupo de trabajo de expertos creado por la fundación considera que el futuro Gobierno deberá enfrentarse a una reforma de la fiscalidad y hay consenso sobre la necesidad de, por un lado, eliminar el impuesto de patrimonio y, por el otro, igualar el de sucesiones en las diferentes regiones.

El estudio destaca que en sucesiones existen amplias diferencias entre comunidades autónomas. Así, por ejemplo, señala que por una herencia de 800.000 euros, un contribuyente puede pagar más de 160.000 euros en Asturias, Andalucía y Murcia y no llegar a 2.000 euros en Madrid, La Rioja o la vecina Cantabria. Los expertos de los grandes despachos fiscales apuestan por eliminar la actual tarifa progresiva y fijar tipos proporcionales en función del grupo de parentesco. Así, habría un gravamen para las herencias entre la familia nuclear (cónyuge, descendientes y ascendientes), otro para los parientes hasta cuarto grado de parentesco y un último para el resto. En el caso del tipo sobre la familia nuclear, el estudio defiende fijar gravámenes reducidos (entre el 1% y el 5%) con un mínimo exento de unos 300.000 euros (el doble del fijado actualmente en Asturias, que es de 150.000 euros) y limitar las posibilidades de las comunidades autónomas para elevar el impuesto. El resultado sería una armonización del tributo que evitaría la actual desigualdad, que está provocando que asturianos cambien de residencia y la fijen en otras comunidades autónomas para evitar la presión fiscal del tributo de sucesiones.

Entre los expertos que han elaborado el informe también hay consenso sobre la necesidad de abordar la supresión definitiva del impuesto de patrimonio, en línea con la mayoría de los países de la OCDE, al considerar que genera "distorsiones" en la economía, tiene una "escasa" capacidad recaudatoria y un "mínimo" efecto redistributivo. Asturias recaudó el pasado año con este impuesto 16,7 millones de euros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

IBEX- 35

Enlaces recomendados: Premios Cine