Baja la inflación, no la tortilla

El IPC sigue en tasas negativas en Asturias (-0,4%), pero algunos alimentos básicos como el aceite y las patatas registran fuertes subidas

16.12.2015 | 04:09
Baja la inflación, no la tortilla

La inflación bajó en Asturias en noviembre por la caída de los carburantes y de algunos gastos derivados de la vivienda, como el recibo de la luz. Pero no todo fueron alegrías para el bolsillo de los consumidores. A las puertas de la campaña navideña, la cesta de la compra está más cara que hace un año y productos tan básicos como el aceite y las patatas, esenciales para hacer, por ejemplo, una tortilla española, se han encarecido más del 10% desde finales de 2014. Los huevos, el otro componente básico de la receta, han caído ligeramente (-0,7%).

Sumados todos los ingredientes, el índice de precios al consumo (IPC) para Asturias cerró noviembre con un retroceso del 0,4% en comparación con el penúltimo mes de 2014, una décima más que el descenso que registrado en el conjunto de España. El Instituto Nacional de Estadística (INE) apunta directamente a dos precios como los causantes de este retroceso. Por un lado, los gastos que se derivan de la vivienda, que descendieron un 3,2%. Es así, señala el organismo, porque la factura eléctrica está más baja que hace un año. El coste de los desplazamientos en coche también ha tenido una influencia decisiva. En este grupo del transporte personal, los precios bajaron un 4,1% gracias al abaratamiento de los combustibles.

Ese retroceso del gasóleo y la gasolina se ha prolongado durante este diciembre debido al derrumbe que está sufriendo el petróleo, en mínimos desde 2008. Aunque ayer el cártel de productores de crudo (la OPEP) advirtió que las rebajas del combustible se han acabado. El secretario general de la organización, Abdullah al-Badri, aseguró que los precios bajos del petróleo "no continuarán". Y avisó de la necesidad de fijar unos precios "responsables y razonables".

Esos dos alivios para las economías domésticas compensan el encarecimiento de muchos alimentos. Los productos más básicos de la cesta de la compra subieron como media un 1,1% de un año para otro. Las mayores subidas son las del aceite (25,5%), las patatas (10,2%), los preparados de legumbres y hortalizas (4,2%), el agua mineral y los zumos (3,4%) y las frutas (2,1%). El pescado está el 1% más caro que hace un año.

También hay productos que se abaratan: la leche (-3,9%), las legumbres y hortalizas frescas y el azúcar (-3%) y la carne de cerdo (-2,6%).

El ministro de Economía, Luis de Guindos, subrayó que, por la desinflación, la renta de las familias aumentará de media este año por encima del 4% y destacó que el hecho de que los precios estén en negativo permite esa subida de la capacidad adquisitiva. El secretario de Estado de Economía, Íñigo Fernández de Mesa, pronosticó que el IPC se despedirá de 2015 en una tasa muy cercana a cero. Lo mismo apunta el departamento de análisis de la Fundación de Cajas de Ahorros (Funcas).

Con este escenario, la patronal CEOE afirmó que es necesario continuar con la moderación de los salarios para mejorar la creación de empleo, mientras que los sindicatos destacaron que ya es hora de subirlos.

La inflación negativa, considerada generalmente un indicador de atonía económica y de riesgo de deflación (caída generalizada y persistente de los precios que destruye actividad y empleo), ha movido al Banco Central Europeo (BCE) a aumentar los estímulos monetarios en la zona euro.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

IBEX- 35

Enlaces recomendados: Premios Cine