Arcelor hará un ajuste de costes "planta por planta" tras perder 7.100 millones

La crisis de las materias primas y la competencia china golpean al grupo, que vende su 35% de Gestamp y ampliará capital para reducir deuda

06.02.2016 | 04:41
Arcelor hará un ajuste de costes "planta por planta" tras perder 7.100 millones

La cuenta de resultados de Arcelor sufrió dos golpes severos durante el año pasado. De una parte, la caída de la cotización de las materias primas dañó sus actividades mineras (hierro y carbón). Al mismo tiempo, la presión competidora de China tiró los precios mundiales del acero, la otra pata del negocio de los Mittal. Así que la multinacional cerró 2015 con unas pérdidas de 7.133 millones de euros, pese a que sus plantas europeas, incluidas las asturianas, produjeron prácticamente durante los doce meses a pleno pulmón.

Esos números rojos suponen multiplicar por siete las pérdidas de 2014. Para revertirlas, y también para aligerar el elevado endeudamiento, la compañía anunció ayer que aplicará un programa (Plan de Acción 2020) de ahorro de costes y mejora de la productividad "planta por planta". Los sindicatos temen que pueda traducirse en ajustes de empleo.

A corto plazo, expuso ayer la multinacional, el objetivo prioritario es meter tijera urgente a la deuda (más de 15.000 millones de euros). Para ello, la multinacional promoverá una ampliación de capital por valor de 3.000 millones de dólares (unos 2.694 millones de euros), que la familia Mittal se compromete a suscribir en una tercera parte. Para colocar el resto entre inversores ha contratado a varios bancos de inversión. Arcelor anunció también que ha vendido su participación minoritaria (35%) en la española Gestamp, dedicada a la fabricación de componentes para el mercado del automóvil, a la familia Riberas. Ambas partes anunciaron que seguirán manteniendo una intensa relación comercial. Los 875 millones de euros que recibirá Arcelor por la operación irán de forma íntegra a reducir el endeudamiento. Arcelor quiere dejar de forma inmediata su deuda en 12.000 millones con la ampliación de capital y la referida venta.

El presidente y principal accionista, Lakshmi Mittal, reconoció que "2015 fue un año muy difícil" tanto para el acero como para la industria minera, los dos pilares de su negocio. Las grandes compañías dedicadas al sector de las minas, explicaron ayer fuentes sindicales, están tirando por los suelos los precios para intentar echar del mercado a los pequeños productores, lo que colateralmente está impactando a empresas como Arcelor, aparentemente al margen de esta guerra, pero que han tenido que rebajar de forma considerable también el coste de sus productos para competir con el resto. La producción de hierro de la empresa apenas se redujo en un millón de toneladas durante el año pasado, pero la devaluación de sus activos mineros ha impactado en la cuenta de resultados multiplicando las pérdidas. "Nuestro negocio minero está totalmente centrado en adaptarse a los bajos precios de nuestro entorno", expuso Mittal.

El otro impacto se lo llevó el acero. China está inundando el mercado de productos a un precio mucho menor que el que produce Mittal en los países occidentales, lo que ha obligado a Arcelor a adaptarse y reducir su márgenes comerciales. Lo mismo que en las minas. Con todo esto, la cifra de negocio de Arcelor en 2015 alcanzó los 57.798 millones, un 19,8 por ciento menos que en el año anterior.

Ante todos estos problemas, la siderúrgica anunció que emprenderá un plan para "mejorar su producción, generar más ebitda (resultado bruto de explotación) y más flujo de caja". Ese plan tendrá un plazo de ejecución de cuatro años, hasta 2020. Estaba previsto que José Manuel Arias, responsable de Arcelor para el Sureste de Europa, explicara en los próximos días a los sindicatos asturianos el proyecto, pero la reunión ha quedado pospuesta. Las centrales temen que la multinacional aproveche para llevar a cabo nuevos ajustes de plantillas. "Para esta empresa el coeficiente de productividad tiene dos parámetros, las toneladas fabricadas y la plantilla, pero la compañía se ajusta siempre por el mismo sitio", protestó un sindicalista.

Aun con todas estas dificultades, Mittal también reconoció que la demanda en algunos de sus mercados estratégicos "siguió fuerte". En Europa los pedidos de acero subieron más de un 3% el año pasado, aunque la previsión es que ese crecimiento se frene ligeramente para este 2016. Sólo prevén que crezca un 1%.

Las plantas europeas de la siderúrgica cerraron el año con unos beneficios de 130 millones de euros, pese a que durante el cuarto trimestre del año entraron en pérdidas, debido, indica la multinacional, a la fuerte caída de los precios. Los sindicatos aseguraron que la producción en Europa lleva meses a tope. "No se hace más porque no hay capacidad", resaltaron. El responsable de Arcelor en Europa, Aditya Mittal, destacó que "en la segunda mitad del año los precios se han deteriorado considerablemente, después de seis trimestres consecutivos de beneficios".

Las previsiones para 2016 no son halagüeñas. "Aunque estamos empezando a ver ya una recuperación en los precios del acero chino desde los mínimos que se habían alcanzado en 2015, éste será otro año difícil para el sector", aventuró Lakshmi Mittal.

Tras conocerse los resultados, la siderúrgica sufrió un nuevo traspié en la Bolsa. La cotización de Arcelor, ya muy castigada, cayó el 5,68%.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

IBEX- 35

Enlaces recomendados: Premios Cine