Las cuentas oficiales de la recuperación

Asturias crece al mayor ritmo desde 2006 gracias a la industria y al consumo

El PIB regional avanzó el 3,1% en 2015, una décima por debajo de la media Valencia, Madrid y Cataluña lideran la mejora de la economía española

31.03.2016 | 04:33
Asturias crece al mayor ritmo desde 2006 gracias a la industria y al consumo

La economía asturiana se recuperó en 2015 a una velocidad muy cercana a la del país y superior a la que pronosticaban la mayoría de los observatorios y centros de análisis. El producto interior bruto (PIB) de la región creció el 3,1%, una décima por debajo del promedio español (3,2%), y lo hizo apoyado principalmente en la mejora del consumo y de la actividad industrial, según sugiere la contabilidad oficial divulgada ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Consumo e industria son en general los principales propulsores del crecimiento económico español, del que tiraron de manera singular tres autonomías: la Comunidad Valenciana (3,6%), que emerge con vigor tras haber sido uno de los focos principales de la explosión de la burbuja inmobiliaria y de los excesos en el sector financiero y en las cuentas públicas; Madrid (3,4%), que saca músculo y confirma su dinamismo en la recuperación después de haber sido ya la región más fuerte durante la Gran Recesión, y Cataluña (3,3%), donde la situación política por la deriva soberanista no parece pasar factura al PIB. La cola del crecimiento (2,6%) corresponde a Cantabria, lastrada por un retroceso de su sector primario y una mínima mejora industrial.

Asturias, la región que en términos de PIB más riqueza perdió durante el período 2008-2014, ocupa una posición intermedia en la clasificación del crecimiento de 2015. Los pormenores de ese resultado se explican en los siguientes puntos.

El avance. El PIB asturiano no crecía por encima del 3% desde el año 2006. El 3,1% que el INE atribuye a la región se queda por debajo de la media española, pero la distancia es significativamente menor que la que pronosticaban distintos laboratorios de predicción económica. Casi todos esos pronósticos apuntaban más bajo y situaban a Asturias entre las dos o tres regiones menos dinámicas. El balance oficial mejora las estimaciones del BBVA (2,6%), Funcas (2,7%), Hispalink (2,7%) y la Autoridad Independiente Fiscal (2,3%). El crecimiento de Asturias supera en 1,8 puntos el de la zona euro, como destacó la patronal FADE.

El campo. La mejora observada en Asturias alcanzó a la industria y a los servicios, aunque no al campo. Al contrario que en el conjunto de España, el sector primario volvió a decrecer al registrar una caída del 2,1%. Se explica por las dificultades en los negocios centrales del sector ganadero: la caída de la producción de leche y sobre todo de los precios tras el fin de las cuotas lácteas y el descenso también en la actividades cárnicas.

La construcción. El INE estima que el valor añadido bruto (VAB) generado por la construcción asturiana aumentó el 4,9%, tres décimas menos que en el conjunto del país. La construcción dejó de restar al PIB a pesar de que los indicadores de obra pública y de edificación fueron muy modestos en 2015. El sector aporta el 6% del producto regional, prácticamente la mitad que en los años del furor inmobiliario y de la construcción de infraestructuras.

La industria. La riqueza generada por la actividad industrial creció el 3,9%, medio punto más que a escala nacional. La diferencia positiva a favor de Asturias se explica por el sector energético, favorecido por la alta producción de electricidad en las térmicas de carbón, y no tanto por el desempeño de la industria manufacturera. El PIB generado por esta última mejoró el 1,8%.

Los servicios. Todas las ramas terciarias tuvieron un comportamiento favorable. El epígrafe que comprende el comercio y la hostelería, el más directamente pegado a consumo, mejoró el 3,8% y las actividades profesionales y técnicas, el 6,5%. También creció la aportación del sector público y los servicios esenciales (educación y sanidad).

El empleo. El crecimiento de la economía asturiana se tradujo en un aumento del empleo de 7.300 puestos de trabajo en términos de contabilidad nacional, estima el INE. Asturias tuvo como media durante el año 2015 unas 384.600 personas con trabajo. En este capítulo sí se aprecia una divergencia diáfana entre la región y el país: el empleo creció a una velocidad del 1,9% en Asturias y del 2,9% en España.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

IBEX- 35

Enlaces recomendados: Premios Cine