Liberbank recortará cientos de empleos para reordenar oficinas

El banco, que está aplicando reducciones de jornada y un plan de bajas voluntarias, detallará el nuevo ajuste el día 18

11.05.2016 | 04:33
Protesta de trabajadores de Liberbank, el pasado 16 de febrero ante el Parlamento asturiano, contra el ERTE temporal y el plan de bajas voluntarias.

Liberbank, el banco que encabeza la Fundación Bancaria Caja de Ahorros de Asturias, pretende acometer un nuevo plan laboral, que será el tercero que la entidad está aplicando y el segundo que conllevará excedentes laborales. El sindicato CSIF estimó que el ajuste podría afectar a unos 600 trabajadores (11,66% de la plantilla, formada al cierre de 2015 por 5.143 trabajadores), pero fuentes del banco aseguraron que la cuantía y el tratamiento de los excedentes no han sido comunicados y que no se desvelarán hasta la reunión negociadora que la dirección mantendrá el próximo miércoles en Madrid y a la que ayer fueron convocados los representantes sindicales.

Liberbank tiene en vigor en la actualidad un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE), que fue pactado con tres sindicatos el 27 de diciembre de 2013, y que hasta junio de 2017 supone reducciones de jornada laboral y de salarios para el conjunto de la plantilla. Este ERTE, que se negoció tras la anulación por los tribunales de otro anterior, no conllevó reducción de empleo y fue avalado por sentencia del Tribunal Supremo el pasado 18 de noviembre.

El 30 de junio del año pasado, el banco puso en marcha de forma simultánea un plan de recorte de la plantilla mediante una oferta de bajas individuales pactadas de forma bilateral y personalizada con empleados nacidos en los años 1956, 1957 y 1958. Aunque los tribunales prohibieron al banco en noviembre la continuidad de este plan por excluir la mediación y negociación sindicales, el fallo no anuló los acuerdos voluntarios a los que ya hubieran llegado los trabajadores que habían decidido adherirse a la propuesta empresarial.

A este plan de bajas incentivadas, que se dirigió a 615 trabajadores (el 12% de la plantilla), se acogieron 500 empleados, la mayoría de los cuales causarán bajan este año y un grupo menor, en 2017. El coste para el banco de estas salidas de personal (unos 100 millones de euros) fue dotado por la entidad en sus cuentas del pasado ejercicio.

Lo que ayer planteó Liberbank a la representación sindical mediante una circular de la dirección de recursos humanos a las secciones sindicales es "abordar" -afirma literalmente la carta- "un proceso de negociación con la representación de los trabajadores que permita encontrar las fórmulas más convenientes para lograr los ajustes necesarios".

Proyecto comercial

El banco invoca como justificación de una nueva reducción de los puestos de trabajo la necesidad de adaptar la plantilla laboral a la nueva configuración del banco como consecuencia del nuevo proyecto comercial que ha empezado a implantar el grupo en los últimos meses, mediante la reordenación y rediseño del modelo de oficinas, y la centralización en Toledo y externalización en una filial (Factoría de Operaciones) de algunas tareas administrativas de la red de sucursales. En la misiva que ayer recibieron los sindicatos, el grupo sostiene que el nuevo plan comercial sobre el que se justificarían las nuevas medidas laborales tiene el "objetivo de dotar a la entidad de una estrategia y una acción comercial activa, dinámica y sólida en la búsqueda de un objetivo de rentabilidad del negocio minorista".

El plan de recorte de empleo que el miércoles desvelará al comité laboral la dirección del grupo bancario -con mayoría de capital asturiano- afectará a los trabajadores del conjunto del grupo, formado por Liberbank (cuyos empleados proceden de las antiguas cajas de ahorros Cajastur, Caja Extremadura y Caja Cantabria) y por el Banco CCM, filial de Liberbank en el 75% y sucesor de la desaparecida Caja de Ahorros de Castilla-La Mancha.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

IBEX- 35

Enlaces recomendados: Premios Cine