02 de junio de 2016
02.06.2016

Industria aparca la solicitud de Enagás para legalizar la regasificadora

La nueva autorización de la planta asturiana está parada mientras se agiliza la de Galicia

02.06.2016 | 01:38

Enagás, compañía promotora de la regasificadora de El Musel, presentó semanas atrás al Ministerio de Industria solicitud para que se abra un nuevo proceso administrativo que regularice la situación de la planta gijonesa, cuya autorización quedó anulada por una sentencia del Tribunal Supremo el pasado mes de febrero debido a una irregularidad respecto a la distancia de la instalación con la zona poblada. Según fuentes conocedoras del proceso, Industria no ha tomado una decisión y mantiene aparcado el expediente, al contrario de lo que ha ocurrido con el caso de la regasificadora gallega de Mugardos (Ferrol), cuya legalización se ha tramitado por un procedimiento extraordinario y de urgencia.

La regularización administrativa de la regasificadora que intenta Enagás requiere una decisión previa del Consejo de Ministros, según se refleja en la norma que en marzo de 2012 bloqueó la entrada en servicio de la planta asturiana, entonces en construcción, dentro de un paquete de ajustes para evitar la incipiente aparición de un agujero económico en el sistema gasista español. Una disposición transitoria de aquella regulación (ley 13/ 2012) determinó que el Gobierno tenía la atribución de restablecer reglamentariamente la tramitación de las plantas de regasificación afectadas. Siguiendo ese camino legal, Enagás se ha dirigido al Ministerio de Industria, algo que también hizo Reganosa, sociedad propietaria de la planta gallega, cuya autorización ha sido asimismo anulada por el Supremo debido a motivos urbanísticos.

El Consejo de Ministros decidió sobre la regasificadora gallega el pasado viernes. Invocando informes técnicos acerca del riesgo para la seguridad de suministro de gas en el Noroeste en el caso de que la planta ferrolana fuera cerrada temporalmente, el Gobierno ha liberado a Reganosa de pasar el trámite de evaluación ambiental, de forma que la nueva autorización administrativa seguirá un procedimiento mucho más ágil.

El caso asturiano es distinto. La planta sigue "hibernada", acabada y sin actividad desde 2012. Presumiblemente, necesitará meses de trámites para obtener una nueva autorización, un proceso que no podrá arrancar si previamente no lo autoriza el Gobierno.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

IBEX- 35

Enlaces recomendados: Premios Cine